noviembre 5, 2020

La monetización de YouTube más allá de los anuncios siempre ha sido algo complicada para la compañía, pues el servicio gratuito en sí ya es suficientemente bueno. De hecho, varios de los aspectos que YouTube ha elegido para dar valor a YouTube Premium parecen algo artificiales, como el de poder disfrutar de los vídeos en segundo plano o con la pantalla apagada.

La compañía ha anunciado en su reciente presentación de resultados que YouTube Premium (que incluye YouTube Music) ha alcanzado 30 millones de suscriptores. Son 35 millones de suscriptores si se cuenta a los usuarios que se encuentran en un período gratuito de prueba.


La cifra puede parecer grande considerando que en a comienzos de año tenían 20 millones, pero baja considerando el tiempo que llevan queriendo hacer crecer sus ingresos vía suscripciones y, sobre todo viendo su persistencia llamándonos a suscribirnos.

YouTube Premium es tan insistente que tiene cientos de memes en Internet

La clave que explica que YouTube Premium y Music quizá deberían ser más grandes es que pertenecen a la compañía dominante (y casi única) del vídeo en Internet, lo cual ya podría ser suficiente. Pero Google no se contenta con las ventajas que tiene Premium para ganar suscriptores, sino que insiste tanto en que nos pasemos a su plan de pago que en Internet podemos encontrar cientos de memes que ya se toman a broma el asunto.

Veamos algunos ejemplos.

Youtube Premium

Premium Sanders

Youtube Premium

Youtube Premiums

Como vemos, los usuarios se lo toman a broma, y no por casualidad, sino porque llega a ser realmente molesto que se nos pregunte con cierta asiduidad si queremos suscribirnos a un servicio que conocemos de sobra y cuyo plan superior probablemente no necesitamos.

Monetizar en Internet es tarea complicada, pero Apple Music llegó más tarde y ha logrado crecer mucho más

Para hablar de YouTube Premium y de YouTube Music debemos acudir al lanzamiento de YouTube Red, predecesor del servicio lanzado en 2015. Sin embargo, a día de hoy, y desde hace algún buen tiempo, contar con cuenta Premium de YouTube equivale a hacerlo con cuenta de Google Play Music, y viceversa.

Google Play Music llegó al mercado a finales de 2011, por lo que no es injusto comparar la trayectoria del streaming de Google y YouTube con las de Apple Music, que debutó el 30 de junio de 2015, y con la de Spotify, nacido en 2008.

Spotify acaba de anunciar que ha superado los 144 millones de subscriptores de pago, y Apple lleva desde 2019 sin informar de su cifra, pero en verano de ese año estaba en 60 millones, el doble que la actual cifra de YouTube Premium y YouTube Music. De hecho, a Apple le llevó poco más de dos años alcanzar los 30 millones.

Un problema de YouTube es que el plan Premium no ofrece algo verdaderamente diferencial para muchos usuarios

Y no todo es cuestión de Apple o Spotify. A principio de este año, Amazon informó de 55 millones de usuarios de Amazon Music, aunque esa cifra tiene trampa, porque Amazon cuenta con usuarios de un plan gratuito. La realidad es que YouTube no ha conseguido acercarse a sus grandes competidores, pese a tener sus servicios preinstalados en millones de smartphones con Android, y a ser claro dominador de su área y, por tanto, también ser un gran actor en YouTube.

Pese a todo, el ritmo de crecimiento de YouTube Premium no está siendo lento últimamente. En poco más de un año ha pasado de 15 a 30 millones. Y desde febrero de 2020 hasta ahora ha sumado otros 10 millones hasta alcanzar los 30, lo que quiere decir que está acelerando su ritmo de crecimiento. Sus cifras no son las que cabría esperar, pero el último año está muy lejos de ser un fracaso.