Llegan más cambios a YouTube de los que no van a gustar ni a muchos de sus usuarios, ni especialmente a muchos de quienes suben ahí sus vídeos, y es que la plataforma de Google está decidida a exprimir los beneficios potenciales derivados de la publicidad allí donde se pueda. También en los canales no monetizados.

Según cuentan en 9to5Google, los términos de servicio de YouTube Estados Unidos han incluido una nueva cláusula por la cual la compañía se reserva el derecho de añadir anuncios en los vídeos de los canales no monetizados, es decir, aquellos canales que por decisión expresa de sus creadores no muestran publicidad. Pues bien, a partir de ahora la mostrarán y no solo eso: los beneficios íntegros se los quedará YouTube.

Esta es la nueva cláusula, que como decimos de momento se aplicará únicamente en Estados Unidos, pero que más pronto que tarde se extenderá al resto de regiones en las que opera el servicio:

Derecho a monetizar

Usted otorga a YouTube el derecho a monetizar su contenido en el servicio (y dicha monetización puede incluir mostrar anuncios en el contenido o dentro de él o cobrar a los usuarios una tarifa por el acceso). Este acuerdo no le da derecho a ningún pago. A partir del 18 de noviembre de 2020, cualquier pago que pueda tener derecho a recibir de YouTube en virtud de cualquier otro acuerdo entre usted y YouTube (incluidos, por ejemplo, los pagos en virtud del Programa de socios de YouTube, membresías del canal o Super Chat) se tratarán como regalías. Si así lo exige la ley, Google retendrá los impuestos de dichos pagos.

Cuando YouTube habla de socios, se refiere a aquellas cuentas que han superado los 1.000 suscriptores y las 4.000 horas de reproducciones públicas en los últimos 12 meses. Una vez alcanzados estos requisitos es posible vincular una cuenta de Google AdSense y monetizar el canal… siempre que se quiera, claro. Si no se quiere… Ahí es donde incide el cambio de marras, por lo que lo que pretende hacer YouTube es forzar a que todos estos canales se unan al Programa de socios.

Por supuesto, YouTube tiene derecho a aplicar dicho cambio, que para eso es un servicio privado, pero más allá de este hecho hay que tener en consideración que quienes eligen no monetizar su canal por el motivo que sea -reciben ingresos por otros medios o se trata de un canal de promoción de sus propios productos- están utilizando la infraestructura que proporciona YouTube y, por lo tanto, generando un gasto.

Por otro lado, cada vez son más los canales y vídeos que YouTube desmonetiza e incluso elimina de su Programa de socios, en muchas ocasiones sin ninguna explicación o por motivos de lo más peregrinos, por lo que queda una laguna para que más de uno se salte la pinza si tiene la intención de hacerlo. Y para los usuarios… siempre hay cosas legales, que no lícitas, que se pueden hacer para no tragarse la publicidad.