noviembre 10, 2020

El lanzamiento de Windows 10 May 2020 Update, también conocida como «2004», generó cierta controversia. Los errores que trajo hicieron que Microsoft tardase alrededor de dos meses en empezar a liberarla de forma gradual a un número cada vez mayor de usuarios, pero lo cierto es que, a día de hoy, una mayoría (en la que me incluyo) ha optado por mantenerse en las versiones 1903 y 1909.

Con el paso del tiempo, un número creciente de usuarios ha informado de nuevos problemas tras el lanzamiento de actualizaciones acumulativas que, en el caso de Windows 10 2004, están teniendo un impacto considerable, ya que provocan bloqueos y pérdidas de rendimiento que acaban arruinando por completo la experiencia de uso.

La fuente de la noticia hace una referencia general a bloqueos o ralentizaciones que hacen que Windows 10 funcione lento, lo que significa que estos problemas no concurren de forma simultánea, sino que tienen lugar de forma individualizada, y afectan por igual a juegos y a diferentes tipos de aplicaciones, lo que significa que no se trata de algo aislado y específico, sino más bien de un problema genérico. Una vez que el usuario sufre una ralentización o un bloqueo, no tiene más opción que forzar un reseteo del sistema para que todo vuelva a la normalidad, al menos por un tiempo.

Windows 10

Windows 10 KB4580364: una actualización opcional que podría ser de ayuda

Microsoft ha confirmado, en un reciente documento técnico de soporte, que esta situación habría sido provocada por un bloqueo a nivel de controladora TCP/IP, una función de red que define cómo debe nuestro PC comunicarse con otros dispositivos, pero no ha apuntado directamente a una solución definitiva.

Según nos indican en Windows Latest, la actualización opcional Windows 10 KB4580364 para la build 2004 está diseñada para resolver un fallo que hace que el sistema operativo deje de funcionar y que no responda, así que proceder a su instalación podría ayudarnos a lidiar con los bloqueos que presenta esta build de Windows 10.

Tened en cuenta que dicha actualización es opcional, y que Microsoft no fuerza la instalación de las actualizaciones opcionales. Sin embargo, esto no quiere decir que no sean importantes, de hecho ocurre todo  lo contrario, ya que en muchos casos traen mejoras de rendimiento, de estabilidad y correcciones de errores que no deberíamos pasar por alto.

Cuando esas actualizaciones pasan un ciclo de pruebas determinado, normalmente acaban pasando a formar parte del parche «del martes» obligatorio que Microsoft libera una vez al mes. Hoy es, precisamente, ese martes, así que es solo cuestión de tiempo hasta que os aparezca como disponible una nueva actualización acumulativa con mejoras de seguridad y de rendimiento, y también con correcciones de errores.