noviembre 6, 2020

Hace unos días vimos que la actualización Windows 10 May 2020 Update estaba dando problemas, y hoy hemos podido confirmar que Windows 10 20H2 (November 2020 Update) no solo no ha llegado exenta de errores, sino que está dando quebraderos de cabeza importantes a algunos usuarios.

Según el gigante de Redmond, la actualización Windows 10 20H2 está provocando dos errores graves que provocan dos fallos críticos. Vamos a verlos por partes para entender mejor la situación en la que se encuentra actualmente esta actualización, aunque ya os adelanto lo que os he dicho en otras ocasiones, es mejor posponer las actualizaciones semestrales hasta que estemos totalmente seguros de que han sido «debidamente pulidas», y nunca es buena idea forzar su actualización.

El primer problema que ha confirmado Microsoft es, precisamente, el más grave de los dos. Se trata de un error identificado como «DRIVER_VERIFIER_DMA_VIOLATION (e6) Un controlador que se estaba verificando intentó una operación DMA ilegal». Este fallo se produce debido a un problema de compatibilidad que tiene lugar con algunas unidades SSD PCIE NVMe, y deriva, irremediablemente, en un pantallazo azul de la muerte. Microsoft ha confirmado que está trabajando con Intel para resolver este problema, y ha paralizado de forma parcial el despliegue de esta actualización.

En segundo lugar, tenemos un error que obliga a reiniciar el equipo. Cuando se produce, el usuario recibe un aviso de que debe cerrar la sesión y reiniciar el equipo debido a un problema vinculado al «proceso de autoridad de seguridad local y complemento MMC». Podríamos pensar que no es grave, pero esto cambia por completo cuando nos damos cuenta de que tras seguir los pasos y reiniciar el equipo volvemos a recibir, de forma incansable, el mismo mensaje de error.

Windows 10 20H2

¿Qué opciones tengo para resolver estos problemas de Windows 10 20H2?

Pues por desgracia no muchas. Microsoft recomienda hacer un «rollback», es decir, volver a la versión inmediatamente anterior en caso de que tengamos cualquiera de esos dos problemas, ya que todavía no existe otra alternativa, y parece que todavía tardará un tiempo en llegar un parche que resuelva ambos errores.

También podemos eliminar manualmente la actualización entrando en la ruta correspondiente de Windows 10 (Configuración > Windows Update > Ver Historial de Actualizaciones).

Microsoft ha acumulado un historia considerable de errores graves con las últimas actualizaciones que no se limitan a Windows 10 20H2. Entre ellos se encuentran desde los clásicos pantallazos azules hasta su versión en color negro, bloqueos, pérdida de la conexión a Internet, fallos en el menú de inicio y pérdida de datos tanto en algunos navegadores como en ciertas aplicaciones.

Creo que este sencillo resumen explica, de una forma bastante clara, por qué es recomendable no forzar las actualizaciones semestrales, y por qué deberíamos esperar un tiempo prudencial antes de lanzarnos a actualizar nuestro sistema operativo.