noviembre 10, 2020

La aerolínea Vueling cobra desde este martes, 10 de noviembre, a los pasajeros que contraten su tarifa básica y deseen llevar a bordo del avión un equipaje de mano como una maleta pequeña o un bolso de viaje que exceda los 40x20x30 centímetros y hasta un peso de 10 kilogramos. Los viajeros deberán contratar a través de la web un suplemento de entre 8 y 12 euros por llevar la maleta a bordo o pagar en el embarque una penalización de 25 euros en caso de no hacerlo. La aerolínea del grupo IAG se suma así a otras aerolíneas de bajo coste como Ryanair, que hace tiempo que implantaron esta política restrictiva de equipajes.

La compañía ha justificado esta “actualización de su política de equipajes” a “fin de ofrecer a todos nuestros clientes un servicio más consistente que garantice las recomendaciones sanitarias en el actual escenario de nueva normalidad y favorecer que los procesos de embarque y desembarque del avión sean más ágiles, lo que redunda en garantizar la distancia y el menor contacto entre pasajeros”.

Una razón muy similar a la que esgrimió Ryanair cuando introdujo la medida aunque, en la práctica, el cobro extra por el equipaje supone una cada vez más importante vía de ingresos para estas compañías que ofertan tarifas básicas muy bajas como reclamo comercial pero que obligan a pagar por servicios como el equipaje, el embarque rápido o la elección de asientos que hasta ahora estaban incluidos en el billete. De hecho, Ryanair también permitió en un principio la facturación gratuita de la maleta de mano pero posteriormente incluyó su cobro incluso aunque viaje en bodega.

Se da la circunstancia de que uno de los eslóganes publicitarios de Vueling es precisamente la posibilidad de llevar dos bultos de mano gratis frente a otras compañías competidoras. “En Vueling te damos más: con nosotros, siempre podrás llevar una maleta de mano y un bolso pequeño ¡gratis!”, se podía aún hoy leer en su web.

De esta forma, los pasajeros de Vueling solo podrán subir a bordo gratis un equipaje que quepa bajo el asiento delantero (no pueden exceder las dimensiones de 40x20x30 centímetros) como mochilas pequeñas, bolsos de mujer, maletines, u otros similares.

Cada pasajero tendrá la opción de facturar gratis dicho equipaje de mano antes del embarque en los mostradores de facturación del aeropuerto y antes del cierre de la facturación del vuelo. En caso, contrario se le cargarán los 25 euros en la puerta de embarque. Las compras en las tiendas de los aeropuertos no se consideran equipaje de mano a estos efectos y podrán seguir llevándose a bordo como hasta ahora.

Los pasajeros también pueden optar por contratar una tarifa superior a la básica (Óptima, Family y TimeFlex) para poder llevar una maleta de mano a bordo.