La policía tailandesa antidisturbios utilizó el viernes cañones de agua en Bangkok, contra los activistas prodemocracia reunidos desde hace varias horas en el centro de la capital por primera vez desde que comenzó la protesta.

Cientos de activistas se reunieron y erigieron barricadas para intentar retardar la dispersión de la policía, para manifestarse pese a la prohibición de concentrarse.

“Ordenamos a nuestros hermanos y hermanas que regresen a sus casas”, advirtió la policía antes de avanzar hacia los manifestantes.

 “¡Fuera Prayaut!”, “¡Abajo la dictadura!”, respondieron los activistas quienes en su mayoría eran estudiantes.

Nine, una estudiante de 21 años dijo “Si no tomo riesgos, no habrá ningún cambio”, y agregó “Los pobres son cada vez más pobres, los ricos, cada vez más ricos” en este país, uno de los más desiguales en el mundo.

El jueves, unas 10.000 personas ya desafiaron la prohibición de concentrarse al manifestarse en el centro de Bangkok.

Dos activistas, Ekachai Hongkangwan y Bunkueanun Paothong, fueron arrestados el viernes. Fueron detenidos en base al artículo 110 del código penal tailandés, según el cual cualquier “acto de violencia contra la reina o su libertad” puede condenarse con entre 16 años de cárcel y la cadena perpetua.

El miércoles, un coche con la reina Suthida a bordo, se detuvo unos instantes y decenas de manifestantes levantaron tres dedos de la mano delante de su vehículo, una señal de resistencia inspirada en la película “Los juegos del hambre” y un gesto de desafío a la autoridad real.

Ante estos actos, el primer ministro Prayut Chan-O-Cha, lanzo un decreto de urgencia para castigar a los manifestantes y advirtió “¡No violen la ley!”, “No dimitiré”, indicó ante el motivo del movimiento pro democracia quienes piden su  dimisión.

Además, piden una reforma de la poderosa y acaudalada monarquía, un tema aún tabú hasta hace poco en el reino. Maha Vajiralongkorn, que llegó al trono en 2016 tras el deceso de su padre, el venerado rey Bhumibol, es una figura controvertida.

Luego del decreto se detuvieron a más de 20 personas. El partido de oposición Pheu Thai indicó que los manifestantes “no se detendrán hasta que no se cumplan sus peticiones. Sin concesiones por parte del gobierno, habrá tensiones”, y exhortó al gobierno “a levantar de inmediato las medidas de urgencia”, “a dejar de acosar a la población” y “a liberar a los detenidos”.