El expresidente de OHL Juan Villar-Mir de Fuentes, con el consejero delegado Juan Antonio Fernández Gallar y de fondo la imagen de los consejeros de la compañía tras la junta telemática de 2020

OHL
15/06/2020
El expresidente de OHL Juan Villar-Mir de Fuentes, con el consejero delegado Juan Antonio Fernández Gallar y de fondo la imagen de los consejeros de la compañía tras la junta telemática de 2020

OHL
15/06/2020
/ Europa Press

Grupo Villar Mir (GVM) ha alcanzado un acuerdo sobre los términos del pago de la deuda con OHL, que ascendía a 129 millones de euros, mediante la dación en pago de participaciones en las sociedades Pacadar y Alse Park, así como el reconocimiento de una deuda de 45,85 millones de euros, según ha indicado en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los términos del acuerdo contemplan la dación en pago del 100% de las acciones de Pacadar, filial de GVM dedicada a prefabricados de hormigón, a favor de OHL para liquidar parcialmente la deuda, así como la dación en pago de las participaciones de la sociedad Alse Park (que gestiona aparcamientos), representativas del 32,5% de su capital propiedad de GVM. Asimismo, se incluye el reconocimiento por GVM de una deuda de 45,85 millones de euros frente a OHL.

Esta deuda se distribuye en tres tramos. El primero es de 22 millones de euros con vencimiento a cinco años y garantizado mediante una prenda sobre acciones de Espacio Information Technology. El segundo, por importe de 11 millones de euros, y con vencimiento a dos años, se garantiza mediante una prenda sobre determinados derechos de crédito de GVM. El tercero comprende 12,85 millones de euros con vencimiento a cinco años y su repago es contingente a la valoración en Bolsa de la participación de GVM en Ferroglobe o a su venta a determinado precio.

En virtud del acuerdo alcanzado, OHL también acepta liberar a GVM de sus obligaciones como garante solidario de la deuda de Pacadar frente a OHL. Y acuerda la extinción del contrato de reconocimiento de deuda, siempre condicionado a que las operaciones ahora acordadas se cierren antes del próximo 20 de febrero.

En abril del año pasado, Villar Mir y OHL acordaron la retirada de una demanda judicial de esta última contra la primera por un crédito impagado. A cambio, el grupo familiar, que a la vez era accionista de referencia de la constructora, se comprometía a pagarle 129 millones antes de septiembre de 2020. Pero el tiempo corrió y las cosas se complicaron, a lo que se sumó la pandemia. El pasado verano, Villar Mir reconoció que no podría hacer frente a la deuda.

En respuesta, a principios de agosto, casi dos mes antes de vencer el plazo que habían pactado para el pago, OHL amagó con ejecutar las garantías de pago, entre las que se incluían precisamente las participaciones de Pacadar. La amenaza no se materializó cumplido el 30 de septiembre, pero empezó entonces una negociación con sucesivas prórrogas de plazo en las que de nuevo salió a relucir la entrega de Pacadar.

Los problemas financieros del Grupo Villar Mir han llevado en los últimos años a deshacerse de algunas sociedades del holding, pero la liquidez obtenida de ventas como la de Ferroatlántica o Fertiberia, ambas a mediados de 2019, no le permitió pagar la deuda con OHL ni salir de números rojos (perdió más de 300 millones el año pasado). Las desinversiones continuaron este año y afectaron precisamente a la estructura de OHL. En mayo, vendió un 16% de su participación en la constructora española a los empresarios mexicanos Mauricio y Luis Amodio (Caabsa), que se convirtieron en nuevos accionistas de referencia ya que con ello Villar Mir se quedaba con un 15%. La operación, a 1,1 euros por acción, se cifró en más de 50 millones e incluía una opción de compra sobre un 9% adicional válida hasta noviembre. Esa posibilidad, pactada a 1,2 euros por acción (31 millones) fue descartada por los Amodio en un momento en que el valor de OHL en Bolsa estaba muy por debajo Las acciones arrancaron 2020 en 1,08 euros y cotizan ahora en el entorno de 0,76 euros).