El contratista offshore de perforación petrolera en el mar ”Valaris”, con sede en Londres se ha declarado en bancarrota en Estados Unidos.

La administración de la empresa atribuye la profundización de la prolongada crisis en su sector a la actual crisis sanitaria por la pandemia de covid 19.

“Valaris” es el mayor propietario de plataformas petrolíferas flotantes del mundo y su futuro ahora está en manos de la corte de quiebras de Houston, Texas.

Tras la declaratoria de quiebra ofreció a sus acreedores intercambiar sus deudas por  acciones, afortunadamente para ellos casi la mitad de los propietarios de sus bonos han aceptado el acuerdo permitiendo liquidar la mayor parte de su deuda que alcanza un total de 6 mil 500 millones de dólares. 

Esta clase de procedimientos de salvataje, se convierte en un desastre para los accionistas pues la compañía pretende reestructurar la empresa haciendo desaparecer las acciones actuales, 

“La recesión sustancial en el sector energético, exacerbada por la pandemia del covid-19, requiere que demos este paso para crear una empresa más sólida, capaz de adaptarse a la contracción prolongada en la industria y seguir mejorando nuestra posición a medida que mejoren las condiciones generales en el mercado”, afirmó el presidente y gerente ejecutivo de Valaris, Tom Burke en un comunicado de prensa.

Valaris presta sus servicios a las petroleras de mayor importancia para la economía global, como Total, BP, Saudi Aramco y Petrobras pero por efectos de la pandemia y la sostenida caída del precio del petróleo, varios analistas prevén muchas más quiebras en el futuro ya que el recorte en la demanda de las petroleras afectan la costosa perforación en alta mar y no cubre el gasto operativo.