noviembre 10, 2020

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o Unicef ​ ha realizado un informe donde revela que América Latina podría enfrentar un “desastre generacional” debido al impacto de la pandemia la educación.

Esto, debido a que cerca de 137 millones de niños de la región no pueden regresar a las aulas debido al cierre prolongado de las escuelas.

En algunos países de América Latina y el Caribe , el cierre de las escuelas por la pandemia de COVID-19 ha llegado a superar los 8 mese y amenaza la formación de millones de niños pobres que no tienen acceso a la educacion virtual.

Ante esta situación, la Unicef ha indicado que es prioritario reabrir los colegios.

La “catástrofe generacional” que se va formando con la pérdida de clases “tiene graves implicaciones” para el futuro de los niños y tendrá profundas consecuencias para la sociedad en su conjunto”, advierte el informe.

Según esta agencia de Naciones Unidas, solo Uruguay, Costa Rica, Surinam y Haití tienen las escuelas completamente abiertas, mientras que en Colombia, Brasil, Argentina, Chile y Cuba la apertura es parcial.

El documento, que lleva por título “Educación en Pausa”, destaca que la pandemia ha exacerbado las desigualdades en América Latina y el Caribe, donde millones de infantes, especialmente de familias pobres, podrían no estar recibiendo ningún tipo de educación, lo que condicionaría su futuro profesional y personal.

El informe detalla que solo tres cuartas partes de los estudiantes de colegios privados pueden acceder a la educación virtual y solo la mitad de los que asisten a las escuelas públicas.

Además, un 21% de los niños, niñas y adolescentes de hogares pobres no reciben educación alguna.

Los menores con discapacidades cognitivas y físicas, los refugiados y migrantes, así como las niñas enfrentan “un riesgo mayor de exclusión” en su proceso de aprendizaje, según Unicef.

Aunque hay otro obstaculo para reiniciar las clases presenciales, un 16% de las escuelas de la región no tienen servicio de agua, un 12% no tiene lavatorios de manos y los que tienen instalaciones para el lavado de manos, no tienen jabón.