noviembre 23, 2020
Manuel Azuaga, presidente de Unicaja
Manuel Azuaga, presidente de UnicajaManuel Casamayón

Siete semanas después de que Unicaja anunciara el inicio de negociaciones para adquirir Liberbank, la operación avanza a buen ritmo. Se espera que esta semana los consejos de administración sean informados del reparto del capital del nuevo banco: 59,5% para Unicaja y el resto de Liberbank. El presidente ejecutivo será Manuel Azuaga, que ocupa este cargo en Unicaja, y el consejero delegado Manuel Menéndez, que tiene este puesto en Liberbank. Azuaga controlará áreas clave del banco. Tras su jubilación (tiene 73 años), la presidencia ejecutiva seguirá en manos de Unicaja.

Si se cierran las operaciones que están en marcha, la fusión de CaixaBank con Bankia, y la del BBVA con el Sabadell, Unicaja Banco será la cuarta entidad española, después de los fusionados y el Santander. Unicaja tendría 109.000 millones de activo y estaría a distancia de la entidad cántabra, que cuenta con 315.000 millones en España.

La due diligence, el análisis de las cuentas, está concluido, según fuentes conocedoras de la operación. Hoy o mañana se espera la fairness opinion, es decir, la opinión imparcial de los bancos de inversión de las dos partes. Deben concluir que los términos de la fusión (la ecuación de canje de unas acciones por otras) es justa. Por parte de Unicaja será Mediobanca y el Deutsche Bank para su futuro socio.

Un presidente con muchas atribuciones

Con los números cerrados, los consejos de administración deben ser informados, aunque el proceso de fusión también necesita el visto bueno del Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de España. Ambos organismos deben aprobar su plan de fusión y su proyecto de negocio para el futuro, que incluye el diseño del puente de mando.

En paralelo a este procedimiento, la alta dirección de ambas entidades ha dibujado el reparto del poder, factor clave en cualquier fusión. Según ha podido saber EL PAÍS, el modelo de Unicaja Banco tendrá similitudes con el del BBVA, en donde el presidente tiene muy importantes atribuciones, como la estrategia, recursos humanos, asesoría legal, comunicación, auditoría interna y transformación digital. El consejero delegado se ocuparía de todo lo referente al negocio y a la gestión del día a día y reportaría al consejo, dominado por Unicaja. No hay que olvidar que la Fundación Unicaja, presidida por Braulio Medel, será el accionista mayoritario con el 30% del capital.

El presidente también podría presidir la comisión delegada permanente, el órgano clave del consejo. La prueba del peso de Carlos Torres en el BBVA ha sido que él ha llevado la negociación con Josep Oliu, presidente del Sabadell, para iniciar los trámites de la fusión.

Una vez que se jubile Azuaga, está previsto que Unicaja le reemplace por un directivo probablemente de una edad similar a la de Menéndez, de 61 años.