La Oficina de Seguridad del Internauta ha detectado en las últimas horas una nueva campaña fraudulenta de correos electrónicos que aprovecha, como tantas otras últimamente, la crisis sanitaria provocada por la pandemia.

Este intento de phishing se hace pasar por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para informar de un posible cierre perimetral en una ciudad determinada. Para comprobar esta supuesta restricción se debe descargar un fichero que supuestamente contiene la respuesta, según explican desde la OSI, que ha calificado este aviso de seguridad de importancia alta.


La campaña se produce en unos días en que la ciudadanía está todavía más pendiente de las restricciones que están decidiendo las autoridades sanitarias con respecto a Navidad

Malware con el señuelo del coronavirus

Mask 5008667 1920

Lo que los usuarios encontrarán en este archivo no es ninguna confirmación sobre dicho supuesto bloqueo, sino malware que al ejecutarse muy probablemente pueda infectar al equipo con propósitos diversos.

Se da la circunstancia de que esta campaña fraudulenta se produce, justamente, en unos días en los que la ciudadanía se encuentra pendiente de las decisiones que han tomado el Ministerio de Sanidad y las CC. AA. con respecto a las restricciones que regirán durante Navidad. Las posibilidades de que los usuarios puedan creer que se trata de un correo legítimo aumentan.

Debemos desconfiar de todo aquel correo que pueda resultarnos mínimamente sospechoso y, ante la menor duda, tratar de confirmar su legitimidad

Si hemos descargado el archivo en cuestión y/o lo hemos ejecutado lo más recomendable es que escaneemos nuestro equipo con un antivirus actualizado para comprobar si hemos resultado infectados y qué podemos hacer. Como siempre, debemos desconfiar de todo aquel correo que pueda resultarnos mínimamente sospechoso y fijarnos en detalles como la redacción del mismo, su propósito, así como la existencia de adjuntos o enlaces.

Ante la menor duda, lo mejor que podemos hacer es ponernos en contacto con la entidad que supuestamente nos envía dicho correo y asegurarnos que es legítimo antes de hacer nada con él. Toda precaución es bienvenida.