noviembre 14, 2020

Incluso antes de que la pandemia provocada por la covid-19 irrumpiese en nuestras vidas, los objetivos de inflación de los principales bancos centrales del mundo parecían imprecisos y difíciles de alcanzar. Pero ahora, tras el colapso económico que se ha producido como consecuencia de la crisis sanitaria, el cumplimiento de estos objetivos se ha convertido en algo completamente fuera de alcance, por lo menos en el escenario actual. La capacidad de los Gobiernos para arrancar la economía e impulsar de forma moderada la inflación también es limitada debido a los paquetes fiscales adoptados. Por lo tanto, parece que ha llegado la hora de tomar nuevas direcciones.

Seguir leyendo