Las fake news, las noticias falsas, se han convertido en uno de los tópicos más manidos de los últimos tiempos, especialmente en Internet y muy especialmente en las redes sociales, con Facebook y Twitter a la cabeza del fenómeno. Esta última, sin embargo, ha sido la más activa a la hora de tomar medidas contra lo que desde su aparato directivo se considera que entra dentro de dicha categoría.

Pero Twitter quiere ir más allá y a partir de esta semana se implementará una nueva advertencia que afecta a los me gusta que se le den a publicaciones marcadas previamente como información que no es verdadera. Esta medida ya funcionaba con los retuits, que de hecho modificaron su comportamiento habitual, siendo sustituidos exclusivamente por citas, por lo que con el cambio que se avecina se completa el círculo, al menos hasta que terminen prohibiendo toda interacción.

El motivo de estos cambios se dio en principio por las elecciones estadounidenses y, de hecho, Donald Trump ha sido el usuario -de aquellos con millones de seguidores en la red social- que más ha sufrido el proceder de Twitter, con constantes advertencias en sus tuits e incluso con la eliminación de alguno que otro. Pero lo que se suponía que iba a durar lo que el proceso electoral, se ha extendido y abarca también ahora los temas relacionados con la pandemia de coronavirus.

Por norma general, Twitter marca los mensajes que consideran como información fraudulenta algo así como «tal afirmación está en disputa» o «varias fuentes dicen lo contrario», en ambos casos aplicados al tema de las elecciones, y el canal oficial de Donald Trump en Twitter es el mejor ejemplo donde encontrar rápidamente este tipo de censura, pues no deja de ser censura, aplicada eso sí por una plataforma que es privada y fuerza sus propias reglas como cree conveniente.

De ahí, principalmente, la amenaza que realizó el actual presidente de los Estados Unidos en contra de las redes sociales con el objetivo último de «cerrarlas en cuanto pueda«. Amenaza surgida de no poder hacer y deshacer a su antojo, pero amenaza que, al fin y al cabo, no parece que vaya a poder cumplir, habida cuenta de que a pesar de todas sus denuncias de fraude electoral, la decisión no depende de su Administración y los números están a favor de Joe Biden y el Partido Demócrata.

Volviendo al tema que nos ocupa, pero sin dejar a Donald Trump de lado, pues la forma más rápida de comprobar el cambio que pretende -según la plataforma desde la que se use Twitter, ya está activo- aplicar la red social, esto es lo que pasará cuando vayas a retuitear o darle un me gusta un tuit que haya sido marcado como fraudulento:

Twitter