Con una ceremonia especial en la Plaza de Chaupimarca, en Cerro de Pasco, el Proyecto Especial Bicentenario (PEB) en coordinación con las autoridades regionales y locales, conmemora hoy los 200 años de la Batalla de Pasco, suceso histórico en el que se logró la victoria en la primera gran batalla contra las fuerzas realistas y fue un paso importante rumbo a la proclamación de la independencia del Perú en 1821.

En la Batalla de Pasco se enfrentaron las fuerzas argentino-chilenas que comandaba el general Antonio Alvarez de Arenales contra una división realista de poco más de mil 100 hombres, al mando del general irlandés Diego O´Reilly.

También puedes leer: Festival ‘Patria’ une a los jóvenes de la generación del bicentenario

En el bando patriota habían algunos cientos de soldados peruanos reclutados en Pisco, mientras que el grueso de la tropa de O´Reilly eran soldados reclutados en los pueblos peruanos de costa y sierra.

La división argentino-chilena salió de Pisco, en los primeros días de octubre, y cruzó Ica, pasó los Andes e incursionó en Huamanga, Huancavelica y Jauja, recibiendo el apoyo de los pueblos andinos. En este recorrido, el 6 de diciembre de 1820, en inmediaciones del cerro Uliachín, se llevó a cabo el encuentro bélico entre el ejército patriota y los realistas.

El ejército patriota, en el que además habían, uruguayos, paraguayos y valerosos peruanos pasqueños, emprendió la subida al cerro para tomar posesión de este y luego avanzar a la ciudad, donde se encontraba el ejército realista. Durante los combates, el general Diego O’ Reilly fue capturado.

También puedes leer: Pase del batallón Numancia es otro hito del bicentenario

Entre los oficiales capturados también se encontraba el coronel Andrés de Santa Cruz, quien al puesto ante el general San Martín, renunció al bando realista y se pasó al ejército patriota, en el que tuvo destacada participación y comandó una división peruana que hizo posible el triunfo en la batalla de Pichincha, en la que se independizó Quito, el hoy Ecuador.

La división de Alvarez de Arenales, tras este triunfo, cruzó la cordillera y se unió al cuartel general de San Martín en Huaura.