Su corazón no está peleado con su bolsillo. Santos de Brasil anunció el fichaje del internacional Robinho, jugador de 36 años que protagoniza su cuarto regreso al cuadro paulista y lo hace sacrificando su propio beneficio económico.

Desde las redes sociales se ha cuestionado el fichaje del jugador por considerarlo veterano, pero los dirigentes en respuesta aseguraron que el club no ha hecho mayor esfuerzo financiero para contratarlo por cinco meses con un sueldo simbólico de solo 270 dólares.

Los beneficios para Robinho estarán en el marco de los objetivos colectivos, pues podrá ganar premios económicos por cada victoria del equipo y campeonato logrado. Asimismo, club asegura que el plan renovar con el jugador por un año y siete meses más.

La llegada Robinho también ha causado polémica, debido a la condena del jugador en 2017 a por violencia sexual en los tribunales de Italia, por una violación cometida en enero de 2013 junto a otros cinco hombres.

“Es maravilloso poder volver”

“Aquí siempre fue mi casa. Mi objetivo es ayudar dentro y fuera del campo. Es una sensación maravillosa poder volver al club que me proyectó para el fútbol. Fue aquí donde crecí. Siempre soñé ser jugador y Santos lo hizo posible”, destacó Robinho quien llega procedente de Istanbul Basakeshir de Turquía.

Este será su cuarta etapa con el ‘Peixe’. Debutó en profesionalmente en 2002 y luego regresó en 2010, 2014 y 2015. Con Santos, Robinho logró el Campeonato brasileño en 2002 y 2004, la Copa de Brasil de 2010 y el Campeonato Paulista en 2010 y 2015.

Como internacional jugó también en el Real Madrid, el Manchester City, el AC Milan, el Guangzhou Evergrande chino, el Atlético Mineiro y el Sivasspor turco.