noviembre 17, 2020
Ana Botín, presidenta de Banco Santander.
Ana Botín, presidenta de Banco Santander.

El consejo de administración de Santander Brasil, la filial brasileña del segundo banco español, anunció este lunes a la autoridad bursátil brasileña que ha comenzado a estudiar la posible escisión de su negocio de pagos en comercios Getnet, con la intención de sacarla a Bolsa si se dan una serie de condiciones. La idea de separar este negocio es consolidar y hacer crecer esta empresa, que ofrece a los comerciantes servicios para facilitar el pago.

Según informó Santander Brasil en un hecho relevante a la Brazilian Securities Commission (CVM), la autoridad bursátil brasileña, como consecuencia de la escisión (spin-off) los actuales accionistas de Santander Brasil se convertirían en accionistas directos de Getnet de forma proporcional, es decir, con una participación proporcional a la que tienen en la filial brasileña del banco. Así, advierte el banco que los accionistas de la nueva compañía escindida recibirían sus acciones de Getnet después de que la CMV y la autoridad bursátil de EE UU (SEC) registren a la nueva empresa; después de la salida a Bolsa de las acciones de Getnet en Brasil y EE UU y tras la aprobación de la escisión por parte del Banco Central de Brasil.

El Grupo Santander posee actualmente un 89,51% de Santander Brasil y el resto de las acciones están en manos de accionistas minoritarios. Según ha explicado, este movimiento respaldaría los planes del grupo de consolidar su franquicia de adquisición de comerciantes, mejorando aún más los servicios que ofrece a los clientes y creando valor para los accionistas. La posible escisión está sujeta a que concluya el análisis mencionado y a las aprobaciones correspondientes, entre ellas las aprobaciones correspondientes, entre ellas de los accionistas y los reguladores.

El pasado mes de octubre, Santander anunció planes para integrar sus negocios de pagos más disruptivos, incluido Getnet, en una compañía autónoma, llamada PagoNxt, que desarrollará su actividad en tres áreas de negocio: soluciones para comercios, soluciones para pymes que operan internacionalmente, y productos y servicios digitales para particulares. Para apoyar el crecimiento de Santander en este mercado de gran atractivo, Banco Santander ha cerrado un acuerdo para adquirir varios activos tecnológicos especializados del negocio de servicios de pago para comercios de Wirecard, la fintech alemana que el pasado mes de junio presentó su solicitud ante los tribunales para iniciar el procedimiento para declararse insolvente tras desvelarse un agujero contable de 1.900 millones de euros. La entidad presidida por Ana Botín no ha desvelado los términos económicos del acuerdo, si bien fuentes conocedoras de la operación han confirmado a Europa Press que pagará unos 100 millones de euros por este negocio.

Una vez completada la compra, pasarán a formar parte de Banco Santander en torno a 500 empleados que gestionan los activos adquiridos. Aunque continuarán trabajando donde se encuentran actualmente, formarán parte del equipo global de servicios para comercios del banco bajo la franquicia Getnet.

Banco Santander Brasil estudia la escisión del procesador de pagos GetnetCon esta compra, el banco agilizará la expansión de Getnet en Europa, ya que los activos adquiridos permiten ampliar la arquitectura global de la plataforma abierta de soluciones de pago y ofrecen otras sinergias en materia de comercio internacional y pagos.