noviembre 1, 2020

Rafael Nadal, el último campeón de Roland Garros, ha reafirmado su fanatismo por Real Madrid en una entrevista para ‘Corriere della Sera’ de Italia, donde también ha revelado algunos episodios desconocidos de su carrera y su relación con otras estrellas deportivas como Cristiano Ronaldo.

El tenista reconoció que tenía condiciones para dedicarse al fútbol en su niñez. “Era un buen futbolista, pero como tenista era mucho más especial”, reconoció el español quien decidió seguir el consejo de su tío, Antonio Nadal, para que dedicarse al deporte blanco. “Era muy exigente y esa ha sido mi suerte”, contó.

Lejos del césped a Rafael Nadal solo le quedó alentar al equipo de sus amores. “Mi padre y toda la familia son madridistas desde siempre. Tuve un tío que jugaba en el Barcelona obviamente todos lo animaban. Después volvió a Mallorca y desde allí estamos divididos: algunos siguen siendo del Barcelona, otros jamás dejamos de ser del Real Madrid”, aclaró.

La estrella española reconoció la buena relación con Cristiano Ronaldo, pero tomó distancia para considerarlo como su amigo. “Amigo es una palabra muy fuerte para mí. Mis amigos son gente de Manacor con los que he crecido. Cristiano es un compañero, un buen colega”.

Entre los episodios más exitosos de su vida, Rafael Nadal contó algunos momentos difíciles. “Con 19 años, acababa de ganar el primer Roland Garros, me dijeron que no volvería a jugar al tenis, por una malformación en el pie izquierdo. Tenía tanto dolor que me entrenaba a pelotear sentado en una silla en la cancha. Luego me recuperé gracias a una suela que cambiaba la posición de mi pie, pero me inflamaba las rodillas”, señaló.

También contó que su derrota más dolorosa fue en Wimbledon 2007 ante Roger Federer. “Lloré desesperadamente durante una hora y media. A veces la desilusión es terrible, aunque solo sea un partido de tenis. También lloré de dolor cuando, en la final del Abierto de Australia con Wawrinka en 2014, me lesioné la espalda después de ganar el primer set”.

Por último, aclaró que aún no está pensado en el retiro. “No sé cuándo me retiraré, el tenis es un juego mental, no matemática. Cuando sea el momento, lo sabré. Luego me dedicaré a los niños, nuestra Fundación ayuda a los niños”.