noviembre 4, 2020

Windows 10 es un sistema operativo bastante ‘chivato’, al menos si lo comparamos con versiones precedentes del propio sistema operativo de Microsoft, o con competidores como la mayoría de los GNU/Linux.

Esto se debe a que es numerosa la información que recopila de nuestra actividad informática, y a las frecuentes conexiones que establece con los servidores de Microsoft para compartir con la compañía parte de dicha información.

Pero la buena noticia es que esa afirmación sólo afecta a la configuración por defecto de Windows 10, una configuración que podemos alterar con el objetivo de proteger mucho más eficazmente nuestra privacidad.

Permisos de Windows

Si lo que queremos es configurar adecuadamente los aspectos de nuestro sistema operativo relacionados con la privacidad, el primer paso es también el más obvio: dirigirnos al apartado ‘Privacidad’ de la aplicación Configuración de Windows 10.

Una vez ahí, veremos que dicho apartado cuenta con numerosos subapartados. Vamos a realizar un repaso rápido a su contenido:

En ‘General’, encontraremos cuatro opciones bastante autoexplicativas, activadas por defecto, y que podremos desactivar sin miedo para evitar que nuestro equipo comparta información con terceros.

Privacidad

En ‘Voz’, podremos desactivar el ‘Reconocimiento de voz en línea’, para evitar que nuestros datos de voz terminen en la nube de Microsoft. Para ello, deberemos estar dispuestos a renunciar a hablar con Cortana y realizar dictados a dicho asistentes (aunque podremos seguir usando sin problema los comandos de voz).

La importancia de un diagnóstico discreto

Algo más abajo, en ‘Comentarios y Diagnósticos’, podremos elegir cómo de frecuentes y detallados son los datos de diagnóstico que remitimos a la compañía sobre el funcionamiento de nuestro equipo. Eligiendo la primera de las opciones preservaremos mejor nuestra privacidad.

Privacidad

En algunos casos, nuestra configuración previa (o un software de terceros) nos impedirá configurar alguna de estas secciones.

También deberás hacer uso del botón ‘Eliminar’ en «Eliminar datos de diagnóstico» y seleccionar ‘Nunca’ como opción en el menú de «Frecuencia de Comentarios».

Y, si dejamos de lado un momento la aplicación de ‘Configuración’, podemos recurrir a un método para desactivar por completo los servicios de diagnóstico de Windows 10, siguiendo unos pasos similares a los necesarios para desactivar las actualizaciones automáticas.

Para eso deberemos abrir «services.msc» desde la ventana Ejecutar o desde la terminal, tras lo cual se mostrará una ventaja del Administrador de Servicios del sistema. Buscamos ‘Diagnostic Execution Service’, hacemos clic sobre el mismo con el botón derecho, y cambiamos el ‘Tipo de Inicio’ a «Deshabilitado».

Services Msc

No toda la información está en tu PC

A continuación, encontraremos la sección ‘Historial de actividad’, donde podremos evitar que dicho historial (que incluye tanto los sitios web que visitamos como la forma en que usamos las aplicaciones y los servicios) llegue a almacenarse y/o a remitirse a Microsoft.

Privacidad

Si tienes vinculado tu Windows 10 a una cuenta Microsoft (@outlook.com), ésta conservará numerosa información sobre el historial de uso de tu PC: historial de navegación, de búsquedas, de localizaciones, de reproducciones multimedia, etc.

Por fortuna, Microsoft también nos ofrece un panel online desde el que podremos visualizar, descargar y -lo que es aún más importante- borrar toda esa información.

Privacy

Permisos de la aplicación

Volviendo a la aplicación de Configuración, bajo ‘Historial de actividad’ encontraremos un nuevo apartado (‘Permisos de aplicación’) que contiene varias secciones:

  • Ubicación: Desde aquí podremos desactivar la opción de que Windows acceda a nuestra ubicación; y, un poco más abajo, restringir esa opción únicamente a determinadas ubicaciones. Así mismo, encontraremos también un botón para borrar el historial de ubicaciones del dispositivo.

  • Cámara / Micrófono: Las siguientes dos secciones activan y desactivan globalmente el uso a dos periféricos frecuentemente usado por todo tipo de aplicaciones espía, permitiéndonos también establecer permisos de acceso a nivel de aplicación.

Permisos

Cifrado de archivos

Otro modo de preservar nuestra privacidad pasa por asegurarse de que nuestros archivos no se exponen a ojos indiscretos. Para ello, todas las versiones de Windows 10 a excepción de la ‘Home’ traen preinstalada una herramienta llamada Bitlocker que nos permite cifrar discos duros enteros. Podemos usarla accediendo a Panel de Control > Sistema y Seguridad > Cifrado de Unidad BitLocker.

Herramientas específicas

Hemos revisado varios aspectos de nuestro sistema relacionados con la privacidad, pero la mejor forma no sólo de repasarlos todos, sino de bloquear en masa todas las amenazas a aquella, pasan por recurrir a software especializado. Os recomendamos algunas opciones gratuitas:

  • DoNotSpy 10: Una herramienta muy sencilla (aunque la versión gratuita incluye publicidad), con la que podremos ir activando y desactivando las opciones de privacidad y aplicar después los cambios en bloque. Descargar.
W10Privacy

W10Privacy.

  • W10Privacy: Similar al anterior, pero con más opciones y clasificadas temáticamente por pestañas. Descargar.
Blackbird

Blackbird.

  • Blackbird: Al contrario que con las dos anteriores, esta app está enfocada a usuarios expertos. Que se ejecute en modo texto y sea compatible con versiones anteriores de Windows lo convierte en una útil herramienta para sysadmins. Descargar.