noviembre 5, 2020

Cada vez parece más claro que el almacenamiento va a ser un punto débil de PS5 y Xbox Series. La nueva generación de consolas no solo parece quedarse un poco corta en lo referido al apartado gráfico, como ya llevamos tiempo contando y hoy hemos confirmado en el caso de PS5, ahora a la revelación del poco espacio de almacenamiento disponible para el usuario en la Xbox Series S, se suma otra, y bastante incomprensible, que afecta a PS5 (definitivamente hoy no es un buen día para quienes hayan optado por la consola de Sony).

Y es que, según informa hoy The Verge, los 667 gigas de espacio disponible que, según algunas filtraciones, tendrá la PS5, no podrán ser ampliados mediante una tarjeta SSD. No al menos a fecha de lanzamiento. Recordemos que la PS5 cuenta con una ranura interna que se puede emplear para instalar una tarjeta SSD, y que además resulta cómodamente accesible desde el exterior. Sin embargo, y según este medio, dicha ranura de expansión no estará activa en las consolas que empezarán a llegar a sus primeros compradores dentro de unos días.

En principio, la razón esgrimida por Sony es que no todas las SSD M.2 ofrecen el mismo rendimiento, un factor clave para Sony, que no quiere que un medio de almacenamiento externo pueda lastrar el rendimiento de la misma. En concreto, Sony pide que las unidades sean capaces de ofrecer una velocidad mínima de salida de 5,5 gigabytes por segundo a través de su conexión PCIe Gen4. Además, y con el fin de encajar adecuadamente, es necesario que su disipador no sea demasiado grande, pues en tal caso no entraría en el espacio que Sony ha habilitado para tal fin.

PS5 no soportará almacenamiento SSD externo en su lanzamiento

Sony, en principio, realizará comprobaciones para dar con las unidades compatibles con la PS5. Sin embargo, y según las fuentes del medio, ningún fabricante de tarjetas SSD potencialmente compatibles con PS5 ha sido contactado todavía por la tecnológica japonesa, lo que nos indica que las pruebas no parecen haber empezado todavía. Cabe esperar que una vez que se produzca el lanzamiento de la consola, Sony pueda dedicar recursos a estas pruebas y, en consecuencia, sea capaz de activar esta función y publicar una lista de dispositivos compatibles antes de que termine el año. Pero, claro, esto es solo un deseo, no una predicción.

Y sí, es cierto que hoy mismo hemos sabido que los iniciales 250 gigas de Call of Duty Black Ops Cold War parece que finalmente serán «solo» alrededor de 125, pero aún así, estamos hablando de que con cinco juegos de este tamaño (y Spider-Man: Miles Morales Ultimate Launch Edition, por poner un ejemplo, ya alcanza los 105 gigabytes) bastará para que el disco de la PS5 haga tope.

De momento no es un problema insalvable, eso es cierto, pero aún así, es más que recomendable que Sony no se lo tome con demasiada calma. Todo lo que exceda a estas navidades para publicar la lista de unidades compatibles y activar lar ranura de expansión para tarjetas SSD, será empezar a llegar tarde.