noviembre 6, 2020

Como ocurre siempre con los saltos de generación, la retrocompatibilidad es un elemento clave. Así, llevamos meses esperando a ver cómo PS5 y Xbox Series son capaces de mover no solo los últimos y más exigentes lanzamientos (algo en lo que ya sabemos que no tan bien como cabría esperar), sino también no sólo qué títulos de la generación anterior pueden ejecutar, sino también el rendimiento de los mismos o si se producen algunos problemas al jugarlos.

Hoy sabemos, por DigitalFoundry, que PS5 está haciendo un buen papel al respecto, según el feedback que están empezando a emitir sus jugadores a través de las redes sociales. Por ejemplo, Digital Foundry informa que Just Cause 3, un juego que funcionó sorprendentemente mal en la generación anterior (tanto en PS4 como en Xbox One), se ejecuta sin problemas a una resolución de 1.080 puntos a 30 frames por segundo. Debería haberlo hecho en la anterior generación, pero bueno, al menos finalmente lo hace en esta.

Como cabía desear, pero habría sido arriesgado predecir, todos los juegos de PlayStation 4 que vieron mejoras para PlayStation 4 Pro se ejecutarán en su modo mejorado en la PS5, algo en lo que la consola de Sony queda por delante de la de Microsoft, puesto que la Xbox Series X también soporta las mejoras de los títulos para Xbox One X, pero no ocurre lo mismo con Xbox Series S. Aquí, de nuevo vemos una importante diferencia entre las dos consolas de la nueva generación de Microsoft.

PS5 aprueba en retrocompatibilidad

En lo referido al rendimiento, y aunque hay casos y casos, todo apuntaría a que PS5 ofrece una experiencia más fluida cuando se recuperan títulos de la generación anterior. Es cierto, eso sí, que la lista de títulos no compatibles es más grande en PS5 que en Xbox Series, pero por otra parte, parece que los juegos que han conseguido «saltar» a la nueva generación lo hacen en buenas condiciones. Además, y a este mismo respecto, todavía quedan pendientes algunas comprobaciones.

Me refiero, claro, a la supuesta falta de compatibilidad de los títulos. Y es, al igual que ha ocurrido en anteriores saltos de generación, es posible que algún juego sea clasificado como no compatible por alguna limitación concreta, que puede afectar sustancialmente a la experiencia de juego o, por el contrario, pasar totalmente desapercibida para la gran mayoría de sus usuarios. Esto podría ocurrir con títulos de PS4 que en teoría no son compatibles con PS5, será necesario esperar para conocer las experiencias de los usuarios.