noviembre 9, 2020

Phison E18 es el nuevo controlador que el fabricante especializado ha anunciado para manejar las unidades de estado sólido más rápidas del mercado, las NVMe conectadas a la interfaz PCI 4.0.

Hace un par de semanas te presentábamos el nuevo desarrollo de Silicon Motion y ahora llega lo nuevo de Phison Electronics. Dejando a un lado a los grandes fabricantes como Samsung y Western Digital que disponen de desarrollos propios, son los dos mayores proveedores de este tipo de chips, que junto a las memorias NAND flash son el componente más importante de SSD.

El aumento de venta de los procesadores de sobremesa de AMD ha ampliado la adopción de la interfaz PCIe 4.0 que el fabricante soporta desde hace tiempo. El lanzamiento de los Ryzen 5000 supondrá otro salto en su implementación, mientras que el anuncio de Intel para soportar la interfaz (por fin) con los procesadores Intel Rocket Lake-S en el primer trimestre de 2021, debe suponer su despegue definitivo.

Phison E18 reemplazará a la versión anterior (E16) con un diseño desde cero y fabricación en el nodo de proceso de 12 nm de TSMC. El controlador utiliza la tecnología CoXProcessor 2.0 patentada por Phison, una arquitectura de SSD que promete mejorar el rendimiento, la eficiencia energética, el almacenamiento asistido por IA, latencia ultra y una arquitectura distribuida que utiliza muchos núcleos pequeños para realizar la carga de trabajo en paralelo.

El controlador maximiza el uso del ancho de banda disponible de PCIe 4.0 para mejorar el rendimiento en lectura secuencial hasta 7,4 GB/s y el rendimiento de escritura hasta 7.0 GB/s. Es lo más elevado que hemos visto en un controlador en transferencia de datos en lecturas/escrituras secuenciales y se completa en el apartado en modo aleatorio donde ofrecerá hasta un millón de IOPS cuando se usen los ocho canales que soporta.

Phison E18 soporta RAID, corrección de errores, así como distintos tipos de memorias, 3D TLC y QLC NAND, y podrá instalarse en unidades con hasta 8 Tbytes de capacidad de almacenamiento. Su destino será los PCs cliente más potentes del mercado, estaciones de trabajo, equipos para juegos y entusiastas en general que busquen el mayor rendimiento disponible en unidades de almacenamiento.

Una vez que SSD casi ha acabado con los discos duros, las unidades con PCIe se van a imponer sobre las SATA en los próximos años.