A tan sólo un mes de su esperada llegada, está claro que la nueva generación de consolas ya ha sido todo en éxito, habiéndose vendido ya todas las unidades de pre-venta de ambas Xbox Series X y PS5. Así pues, con una fecha de disponibilidad que apenas variará en una semana, la nueva batalla estará en ver qué consola logra vender más unidades durante esta temporada navideña, o lo que es lo mismo, cual de las dos compañía logra una alcanzar capacidad de producción y reabastecimiento mayor.

Sin embargo, en sus últimas declaraciones concedidas a Kotaku, Phil Spencer compartía un segundo enfoque para sus consolas, asegurando que si bien las ventas a corto plazo van a estar dictadas y ligadas en exclusiva a esta disponibilidad inmediata de stock donde «la demanda simplemente va a superar el suministro de reservas«, el factor determinante para mantener estas ventas en el largo plazo será el precio. Un escenario en el que, por su puesto, destacará la Xbox Series S.

Aunque su producto estrella sea la Xbox Series X, capaz de hacer correr los juegos en resoluciones hasta los 4K y tasas de refresco hasta los 120 Hz, la Xbox Series S se plantea como una opción centrada en el juego a 2K, con una notable reducción de precio frente a potencia, reduciendo en gasta 200 euros el precio de las Xbox Series X y PS5, postulándose como la consola más asequible de esta nueva generación.

especificaciones de Xbox Series S

De hecho, no se trata de la primera persona en hacer pública esta afirmación. Ya hace unos meses Ed Boon, co-creador de Mortal Kombat, clasificó a la Xbox Series S como un acierto total, jugando un papel similar al del iPhone SE 2020 permitiendo a los usuarios disfrutar de un alto nivel de prestaciones sin tener que asumir un elevado precio de venta, mostrando su creencia de que ésta podría acabar por convertirse en la consola más vendida de la nueva generación.

Y es que sin duda su precio de venta resulta realmente atractivo, postulándose incluso como una alternativa a tener en cuenta frente a los usuarios de PC, ya que que hoy en día, resulta prácticamente imposible montar una configuración similar por tan sólo 299 euros, ni siquiera recurriendo al mercado de segunda mano.