El Ministerio de Salud concluyó que no se podía suscribir un acuerdo con la escasa información con la que se contaba sobre la vacuna que aún está en prueba, decisión fue respaldada por el primer ministro, Walter Martos y el canciller Mario López.

La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, informó que la poca información no permitió llegar a un acuerdo entre el Gobierno peruano y el laboratorio AstraZeneca del Reino Unido y se decidió no firmar ningún convenio vinculante.

El Minsa, a través de en un comunicado indica que la información previa sobre los ensayos clínicos de la candidata a vacuna contra la COVID-19 era insuficiente.

“Nosotros podemos tener mucha preocupación por tener una vacuna (contra la COVID-19). Todos los países están dispuestos a correr cierto riesgo frente a una vacuna de emergencia, pero tampoco podemos correr mucho riesgo”, enfatizó la titular de Salud.

Mazzetti recordó que el laboratorio que desarrolla la vacuna con la Universidad de Oxford ya registraba dos casos de mielitis transversa en sus ensayos clínicos desarrollados en el Reino Unido, además del fallecimiento de un voluntario en Brasil.

Finalmente la ministra de salud, aclaró que las vacunas contra el virus SARS-CoV-2 no son obligatorias y que las personas tendrán la potestad de decidir si se las aplican o no.

“Es obligación del Estado vacunar. Si las personas no desean vacunarse, no se vacunan”, aseguró.