El grupo francés de telecomunicaciones Orange cerró los nueve primeros meses de 2020 con una facturación de 31.353 millones de euros, lo que supone un incremento del 0,7% con respecto al mismo periodo del año pasado y un alza del 0,5% en términos comparables, según ha informado la compañía este jueves. Por su parte, Orange España alcanzó una cifra de negocio de 3.739 millones de euros, lo que supone un 5% menos que entre enero y septiembre de 2019, debido a la incertidumbre económica causada por la pandemia y la caída de ingresos por roaming por el freno de la movilidad entre países.

“Desde el principio del año, el grupo Orange ha demostrado su resiliencia en todos sus mercados frente a la crisis sanitaria y económica sin precedentes. Nuestras redes han demostrado su robustez, nuestro rendimiento comercial ha sido muy positivo y estamos en camino de cumplir nuestros objetivos financieros para este año”, ha explicado el consejero delegado de la empresa, Stéphane Richard.

Entre los principales mercados en los que opera, los ingresos de Orange en Francia crecieron un 2,2%, hasta 13.717 millones de euros, mientras que en el resto de Europa experimentó una contracción del 3,6%, hasta 7.864 millones de euros. Asimismo, la teleco francesa facturó un 0,7% más por su negocio de servicios a empresas, hasta 5.757 millones de euros, al tiempo que en África y Oriente Próximo registró unos ingresos de 4.320 millones de euros, un 3,2% más. La cifra de negocios de la rama de operadores internacionales y servicios compartidos cayó un 3,7%, hasta 1.080 millones de euros.

En España, la operadora ha informado de que durante el tercer trimestre del año los ingresos alcanzaron los 1.237 millones de euros, lo que se representa un retroceso del 3,5% respecto al mismo periodo de 2019. Si se incluye el efecto de la covid-19 sobre el roaming, la caída asciende a un 5,6%. En este sentido, Orange destaca la contribución de los servicios mayoristas al negocio de la compañía, “en un entorno comercial cada vez más difícil” y con “crecimiento de las ofertas bajo coste”, lo que considera que confirma la validez de su estrategia en este apartado.

Orange ha decidido este jueves también elevar en 0,10 euros el dividendo provisional que abonará a los accionistas en diciembre, hasta los 0,40 euros por acción. De esta forma, el dividendo total para el presente ejercicio será de 0,70 euros.

A 30 de septiembre, Orange registró 10,9 millones de clientes de paquetes convergentes, un 2,1% más que hace un año. De su lado, los clientes de servicios móviles se situaron en 211,9 millones de euros, un 2,5% más, al tiempo que los clientes de telefonía fija e Internet se contrajeron un 1,4%, hasta 45,1 millones. Solo en el tercer trimestre de 2020, los ingresos de Orange fueron de 10.584 millones de euros, lo que supone un incremento del 0,1% en comparación con el mismo periodo de 2019 y un alza del 0,8% en términos comparables.