noviembre 5, 2020

Iniciando el mes de noviembre, mientras los Estados Unidos de Norteamérica elige – entre pugnas – a su nuevo presidente, quiero compartir algunas apreciaciones entre las votaciones estadounidenses y las de nuestro país.

En primer lugar, la alternancia del poder en los Estados Unidos y en los países con democracias sólidas, que es prácticamente una ley no escrita, un demócrata luego un republicano, representantes de dos partidos históricos que existen con vida política permanente, no es un club de amigos que se abre en época electoral, en cambio en nuestro país tendremos 20 candidatos de partidos que no existen, y ni pensar en la alternancia; fujimoristas y caviares solo buscan una cosa, perpetuarse en el poder, una cosa más, en EE.UU. los últimos Congresos han sido obstruccionistas y ninguno ha sido cerrado.

Además, ellos no tienen Jurado Nacional de Elecciones, es el Poder Judicial estadounidense quien analiza los reclamos e impugnaciones, debido a que es una institución fuerte e independiente, incluso en la Corte Suprema sus magistrados emiten sus votos con criterios jurídicos, no por tendencias coyunturales.

En el transcurso de mi vida he presenciado a dos de sus presidentes enfrentar una vacancia o impeachment: Clinton y Trump, ninguno interpuso recursos de interpretación auténtica, enfrentaron el impeachment, incluso Trump está postulando dos meses después de este proceso.

En Estados Unidos las propuestas de los candidatos son distintas y antagónicas, en el Perú, salvo Unión por el Perú, las propuestas son más de lo mismo, y es que no entienden al país, no se dan cuenta de que los pobres han aumentado, basta con ver a Hernando de Soto que comete un error garrafal al tener como jefe de campaña a Vega Alvear (quien fue parte de la campaña de Vargas Llosa en 1990, y que a pesar de tener el 85% de probabilidades de ganar, perdieron) y como marketero al francés que dirigió la campaña de Emmanuel Macron en Francia (sí, Francia – Europa), teniendo cerca personas que al menos han recorrido el ande y conocen el interior del país.

Los medios de comunicación están divididos en Estados Unidos, cada uno tiene su favorito, en cambio en el Perú, un grupo de medios son los que imponen candidatos, en especial a quienes defienden a ciertos clubes como el de la construcción, farmacéuticas, agencias de medios, etc.; defienden sus negocios, no los intereses del país.

Para terminar, quiero comentarles que ni en Bolivia, donde hubo cinco candidatos presidenciales el mes pasado, existió tanta fragmentación de votos como habrá en nuestras elecciones, lo que demostrará que la reforma electoral y política no sirvió para nada, porque no se abordó el fondo del asunto; tener partidos políticos sólidos.

The post OPINIÓN | Manuel Altamirano: “Elecciones a la peruana” appeared first on EXITOSA NOTICIAS – NOTICIAS DEL PERU Y EL MUNDO.