noviembre 1, 2020

El 16 de abril de 1919 se publicó el documento técnico de indicadores de brechas de infraestructura y equipamiento del sector salud, en donde se informa que de los 8448 establecimientos que corresponden al primer nivel de atención de salud, 4645 (55%) son inadecuados y de los 237 hospitales que corresponden al segundo y el tercer nivel de atención de salud, 187 (79%) son inadecuados.

Sin embargo, en la regiones de Amazonas, Cusco, Áncash, Loreto e Iquitos, el 100% de sus establecimientos son inadecuados para prestar servicios de salud que la población espera. Esto explica que en estas regiones más del 50% de su población ya se han infectado por el coronavirus, llegando a la inmunidad de rebaño y, por lo tanto, disminuyendo de manera significativa la velocidad de un contagio (R menor a 1).

Esta situación ha determinado el estado precario de nuestro sistema de salud, el mal estado de la salud de la población, las malas condiciones en que se encuentran nuestros servicios médicos preventivos y asistenciales, las malas condiciones del saneamiento básico (agua, desagüe y luz) del Perú, el bajo nivel de educación para la salud en el país y el poco interés de nuestras autoridades en el capital humano.

Las brechas de infraestructura, tecnología, recursos humanos y gestiones ineficientes en el sector salud no permiten superar las enfermedades del pasado como la neumonía, enfermedades infecciosas intestinales, tuberculosis, las causas de mortalidad materna infantil y bajas coberturas de las inmunizaciones.

Además de la persistencia en el tiempo de estas enfermedades, hoy enfrentamos a un nuevo perfil epidemiológico que tampoco estamos preparados para enfrentar con éxito. Este perfil comprende: dos causas mecánicas que son la hipertensión arterial y el sobrepeso u obesidad, dos causas químicas: la hiperglicemia y el aumento de lípidos en sangre, los problemas de salud mental y tres causas de malos hábitos dietéticos y de consumo de alcohol y drogas y las enfermedades de transmisión sexual.

Para mejorar nuestra salud proponemos:

  1. Aumentar el presupuesto para el sector salud de 5.1% que actualmente tenemos a 7.6% del PBI que es el promedio del presupuesto para el sector salud en Latinoamérica y el Caribe.
  2. Consolidar el primer nivel de atención de salud de manera urgente, atendiendo su infraestructura, tecnología y recursos humanos necesarios para atender el 80% de la demanda de salud en el Perú.
  3. La gestión del sector salud debe ser una administración por resultados, evaluados por daño resuelto, coberturas de atención a los largo y ancho del Perú.
  4. Lograr el aseguramiento universal con una cobertura real del 100%.
  5. Se debe formar alianzas estratégicas con el sector privado, pero sin corrupción para aumentar las coberturas y el nivel resolutivo del sector salud.
  6. Para erradicar la corrupción se debe sancionar con penas máximas a los funcionarios que se apropien de un sol del presupuesto del sector salud.
  7. Lograr que el 100% de las familias peruanas satisfagan sus necesidades básicas.