Según el registro nacional del personal de salud tenemos 9250 especialistas, en el 2010 faltaban 11,176, hoy faltan 10,639 especialistas, en 9 años solo se ha reducido el 5% de esta brecha.

La pandemia por el Covid-19 ha evidenciado la falta de especialistas: intensivistas, anestesiólogos, emergencistas, neumólogos.

El Dr. Eduardo Pretell, profesor emérito de la Universidad Cayetano Heredia, afirma que faltan especialistas en algunas especialidades y hay en exceso en otras. Por ejemplo, ginecólogos, internistas, todo esto pasa por la falta de coordinación entre el MINSA, las instituciones prestadoras de salud (MINSA, Essalud, Gobiernos Regionales, FFAA y FFPP e instituciones privadas) y la Asociación peruana de facultades de medicina (ASPEFAM), que son 35, la mayoría no están acreditadas y ofrecen vacantes de especialidades que no se necesitan con urgencia.

El centralismo de los médicos especialistas: Lima, Callao, Arequipa y la libertad tienen 61.1% de especialistas y lo que queda es para el resto del país.

La otra causa es La migración de especialistas, 20% se van a USA, 12% a Chile, 9% España y el 6% a Brasil todos por nuevas oportunidades y mejoras económicas.

Según el Sistema Nacional del Residentado Médico (SINAREM ) este año hubo 2621 vacantes: MINSA 973 , ESSALUD 604, Gobiernos Regionales 803, FFAA y FFPP 211 y el sector privado solo 30 vacantes, a pesar de las grandes inversiones en los últimos 15 años; el número de vacantes está determinado por el presupuesto porque nadie, según la ley N 30453, puede hacer el Residentado Ad Honoren y por los pocos campos clínicos acreditados y por el poco interés de los responsables de gestionar el Residentado Médico dinámicamente, según la variación en el tiempo de nuestras necesidades y no solamente para mantener el statu quo de sueldos y gollerías adicionales por hacer lo de siempre.

Para resolver la brecha de especialistas en el país proponemos a los congresistas y a los candidatos presidenciales:

  1. Considerar al médico residente como estudiante a pesar de su título de médico cirujano.
  2. Cambiar la ley que no permite hacer el residentado medico ad honoren.
  3. Se deben dar la opción de postular aquellos médicos que si quieren ganar sueldo y que compitan entre ellos.
  4. Se debe crear la opción de postular al Residentado médico Ad Honoren para aquellos jóvenes que pueden priorizar su capacitación antes que el sueldo, así como el Serums equivalente.
  5. Para resolver el problema del centralismo de los especialistas debemos modificar la ley para que al finalizar el Residentado médico todos los especialistas sirvan con buen sueldo por un año en el interior del país en establecimientos de salud acorde a su formación, esto obliga a invertir en salud para resolver las brechas de infraestructura, tecnología y recursos humanos y que los jóvenes estudien y se queden a trabajar en sus regiones.
  6. Las instituciones responsables deben definir las vacantes y especialidades de acuerdo con las necesidades del país
  7. El sector privado debe crear más campos clínicos acreditados para los médicos que decidan hacer el Residentado medico Ad Honoren.
  8. Para resolver la migración de nuestros especialistas se debe establecer una política salarial que contenga un fijo y un variable que reconozca el esfuerzo y resultados de su desempeño.
  9. Según la ley del trabajo médico: las 6 horas diarias que debe trabajar un médico, se divide 4 horas en consulta externa y 2 horas en  actividades no sanitarias, estas 2 horas se debería dedicar a la docencia del residentado médico de sus respectivos hospitales.