Hace cinco meses la pandemia de la COVID-19 arribó al Perú. Desde ese momento, se decretó el estado de emergencia y se implementó a nivel nacional el protocolo de atención para pacientes infectados. Sin embargo, no se evaluaron aspectos como el trato con gestantes en este nuevo contexto ni la cantidad de personal necesario para observar estos casos.

En Cusco, donde hay más de 8.900 casos positivos de coronavirus reportados, los hospitales han colapsado. Las embarazadas tuvieron que compartir espacio con otras personas afectadas, ya que los centros de salud no adaptaron sus instalaciones para las mujeres encintas que, en ocasiones, también habían contraído el SARS-CoV-2.

En ese sentido, las obstetras de dicho departamento han elevado su voz de protesta para solicitar no solo el incremento de personal, sino que también sean reconocidas como personal de primera línea de lucha contra la pandemia.

Lazy loaded component

PUEDES VER Donan kits de medicamentos y S/100 mil para lucha contra el coronavirus en Cusco

Pese a que la obstetricia es una especialidad médica, los especialistas no han sido considerados entre los profesionales que están combatiendo la COVID-19. Este hecho las ha eximido de recibir equipos de protección personal y el beneficio económico aprobado por el Congreso de la República.

“Nosotras (obstetras) no estamos considerados en primera línea, pero hemos venido realizando nuestras labores con normalidad, sin tener al personal completo. Más del 50% se ha retirado por la edad o patologías, sin embargo, el resto de obstetras ha seguido trabajando”, comenta la Secretaria regional del Sindicato de Obstetras del Cusco, Nancy Cáceres Benavente, en diálogo con La República.

La especialista en tocología Bertha Unyas, quien trabaja en el Hospital de EsSalud de dicha región, coincide con este punto. “Día a día las profesionales obstetras luchamos por salvar a nuestras madres gestantes, por atenderlas. Damos todo y, a pesar de eso, no hay ningún tipo de consideración con las profesionales obstetras. Jamás nos han considerado, pese a que desde que empezó la pandemia nosotras hemos estado en contacto directo con las pacientes gestantes que incluso han presentado casos de COVID-19”, señala.

Desde que brotó la pandemia en el país, las obstetras han continuado atendiendo a madres gestantes. (Foto: Ok Diario/Referencial)

PUEDES VER Automedicación y la falsa seguridad de que no habrá contagio

Falta de equipo de protección

Una de las principales demandas de las obstetras de la región Cusco es que, al no ser consideradas como trabajadoras de primera línea, no han sido contempladas dentro del presupuesto para recibir equipo de protección personal por parte del Gobierno Nacional y Regional.

“El Gobierno del Perú y, más aún, el Gobierno Regional del Cusco, nos ha abandonado al no proporcionarnos equipos de protección de salud para cuidarnos. Actualmente, en el Hospital Regional, Hospital Antonio Lorena y Hospital EsSalud están trabajando las colegas, en primera línea, atendiendo partos de pacientes COVID-19. En una sola guardia pueden haber 5 o 6 partos que son atendidos en 12 horas por una sola obstetra”, asegura Cáceres Benavente.

Incluso, por reclamar el material sanitario necesario para cumplir sus funciones, las profesionales aseguran haber sido amedrentadas. “Las colegas que han salido a decir su verdad han sido llamadas inmediatamente y quieren abrirles un proceso por usar las instalaciones de los hospitales sin permiso de las direcciones”.

Gestantes se encuentran en grave riesgo de contagio porque no existen áreas separadas de atención a pacientes infectadas y no infectadas con COVID-19. (Foto: Walac/Referencial)

En el Hospital de EsSalud la realidad no dista mucho ya que las profesionales en Obtetricia, en un primer momento, no recibieron el material de protección, según explica la especialista Bertha Unyas. Tuvieron que enviar un comunicado al director del centro para que pudieran ser abastecidas con los EPPs.

Frente a esto, el director regional de la Diresa Cusco, Darío Navarro, ha dado sus descargos. “Todo el personal, desde el personal técnico que ingresa al hospital, están usando sus EPPs, sea o no sea COVID-19, porque todos estamos en riesgo (…) Es falso que digan que a las obstetras se les ha excluido, si ellas son también de primera línea”.

En cuanto al bono que reciben los profesionales de la salud por combatir la pandemia, Navarro explica que, “(el bono) era solo para los que atendían casos de coronavirus y el resto de los colegas médicos y enfermeras que estaban en áreas no COVID-19 no recibían. Eso ocurrió solo el primer mes, después se modificó la normativa y es para todo el personal que trabaja en establecimiento. Ahora, que haya un retraso en la transferencia del presupuesto para los bonos sí es verdad. Solo se pagó dos veces y de ahí se paralizó. No ha habido más transferencias en ese sentido”.

PUEDES VER Cusco: Hospital de EsSalud realizará pruebas moleculares con resultados en 51 minutos [VIDEO]

Hospitales colapsados en Cusco

La falta de implementos de salud no es la única problemática, los hospitales en la región de Cusco ya no se dan abasto para atender a todos los pacientes infectados o no infectados. A esto se suma que no hay zonas especializadas para gestantes, mismas que requieren de una atención especial.

“En el Hospital Antonio Lorena no está implementada el área de atención para gestantes COVID-19. En las mismas áreas donde entra una paciente no COVID-19 a su trabajo de parto, por esas mismas instalaciones atienden a la que sí tienen, con múltiples factores de riesgo para contagiar inmediatamente a la paciente”, precisa Cáceres Benavente.

El Estado no ha priorizado el binomio madre-niño en esta pandemia y lamentablemente nosotros estamos pagando las consecuencias porque somos responsables en nuestro perfil profesional de responder por la salud materna”, agrega.

Lazy loaded component

Al respecto, Navarro explica que ningún hospital a nivel nacional estaba preparado para la COVID-19 y lo que se han hecho son modificaciones en la infraestructura. “Se van adecuando de acuerdo al comportamiento de la pandemia, y es lo que está pasando en todos los países y en el Perú. Estamos desalojando otros servicios para que puedan acomodarse a lo que es COVID-19”.

No obstante, Navarro reconoce que la atención a embarazadas ha continuado durante la pandemia, por lo que recién se empezará a hacer la separación de áreas. “Han empezado a producirse los partos COVID-19. Tampoco vamos a decir que el coronavirus está afectando solo a pacientes respiratorios, sino también tenemos gestantes y partos COVID-19. Las cosas se van diversificando, por lo tanto estamos empezando a incursionar en estas áreas”.

PUEDES VER Región Cusco afronta 47 arbitrajes por casi S/ 600 millones

Convocatoria de personal

Debido a que más del 50% de obstetras no se encuentra laborando, las que sí continúan haciéndolo llevan una sobre carga de pacientes. Por esa razón, a través de los distintos sindicatos que las representan, han enviado comunicaciones a las direcciones de los hospitales cusqueños, así como también al Gobierno Regional para exigir la contratación de personal. No obstante, la respuesta no ha sido la esperada.

“No nos escuchan. Hemos hecho sendos documentos para pedir apoyo y aún así no nos hacen caso porque nos dicen que nosotras no estamos en primera línea. No tenemos ningún derecho porque el Estado nos ha retirado como personal de primera línea”, señala Cáceres Benavente.

En esa misma línea, la obstetra Bertha Unyas del Hospital de EsSalud incide en esta solicitud: “Quisiéramos pedir de manera muy urgente la contratación de más profesionales obstetras para seguir trabajando y luchando por el binomio madre-niño y la salud reproductiva”. Pese a que han comunicado sobre esta situación al director de dicho nosocomio y que se realizó la convocatoria para solo cinco obstetras, aún no se ha hecho la contratación.

Convocatoria personal en Hospital de EsSalud Cusco.

Sin embargo, para el director regional de la Diresa Cusco el reclamo debería estar enfocado en la convocatoria de personal de todas las especialidades, ya que se ha presentado una disminución de profesionales. “La mayor demanda es de COVID-19 y los servicios de salud, tanto del hospital regional como del Antonio Lorena, se han divido en atenciones COVID-19 y no COVID-19. Si bien es cierto, la atención no COVID-19 en los otros servicios ha disminuido, pero el que no bajó en toda la pandemia es el servicio de gineco-obstetricia, porque los embarazos y partos han continuado”.

“Hay una sobrecarga para el personal porque en la mayor parte si no es el 30, 40% de recursos humanos se ha visto mermado no solo por los factores de riesgo que tiene el personal sino también el mismo hecho de contagio que se ha producido, lo que genera bajas temporales”, agrega.

Asimismo, indica que la cantidad asignada para la contratación de personal es solo para la atención de pacientes con coronavirus. “El presupuesto que nos remiten a nosotros nos permite hacer las modificaciones presupuestales, que es netamente apuntado a la COVID-19, no es para la brecha que se ha producido”.

Director regional de la Diresa Cusco, Darío Navarro, asegura que el presupuesto está destinado para la contratación de personal que atienda casos de COVID-19 y no para las áreas donde existe disminución de profesionales. (Foto: Ideario)

PUEDES VER Incendios forestales cobran su décima víctima en Cusco

Demandas al Gobierno Regional del Cusco y Gobierno Nacional

Frente a todo lo que atraviesan a diario las obstetras en medio de la pandemia, solicitan al presidente Martín Vizcarra, al Ministerio de Salud y al Gobierno Regional del Cusco que escuchen su voz.

“Le pedimos al Gobierno Nacional que presupueste la atención especializada de COVID-19 para las madres gestantes del Peru, porque no hay presupuesto para el área de gineco-obstetricia”, indica la Secretaria regional del Sindicato de Obstetras del Cusco.

“No solo colocar al médico y a la enfermera, sino al resto de profesionales y a las obstetras del Perú y de la región del Cusco a que reciban el bono porque también tienen familia y necesidades”, puntualiza.

Hasta el cierre de esta nota, nos intentamos comunicar con el Gobierno Regional del Cusco para conocer sus descargos sobre las demandas de las profesionales obstetras, pero no obtuvimos respuesta.