septiembre 28, 2020
La playa de Maspalomas (Gran Canaria), durante el confinamiento.
La playa de Maspalomas (Gran Canaria), durante el confinamiento.Getty Images

El golpe al empleo derivado de la crisis del coronavirus ha afectado a más de un millón y medio de personas, cuando ya se han cumplido seis meses desde que se pusieran en marcha las primeras medidas restrictivas para contener la emergencia sanitaria. Así lo alerta un estudio publicado por la patronal de empresas de trabajo temporal, Asempleo, que extrae la cifra sumando a los 753.000 afiliados menos a la Seguridad Social que se registraron en el último día de agosto, los 810.000 trabajadores que todavía se encontraban en situación de ERTE a finales de ese mes. En total, 1.560.000 personas se han encontrado sin actividad durante este mes de septiembre, una cifra que, en porcentaje, equivale al 8,1% del empleo durante la época previa a la crisis. Según Asempleo, además, solo tres cuartas partes de los afectados (1.170.000) se han inscrito como desempleados, mientras que el resto ha pasado a la inactividad.

El grueso de los trabajadores afectados por las consecuencias económicas de la pandemia se concentra en los sectores de la hostelería, el transporte y el comercio. Las medidas de confinamiento, el cierre de fronteras y la consiguiente pérdida de turistas golpearon frontalmente a estos tres estamentos, y especialmente a los trabajadores del sector del alojamiento, lo que llevó a que el 78% de ellos perdiera su empleo o se viera incluido en un ERTE. Lo mismo les sucedió al 65% de los empleados en el sector de comidas y bebidas, al 65% de los ocupados en actividades recreativas y al 64% de los efectivos en el sector de transporte aéreo, según este estudio.

El palo al turismo se reblandeció durante el mes de agosto gracias al levantamiento de las medidas de control de movilidad, lo que permitió que se creasen 330.000 empleos, que sirvieron para oxigenar, principalmente, a los sectores más afectados en los meses anteriores. Del mismo modo, la reactivación económica tras levantarse el periodo de hibernación permitió que 2,5 millones de trabajadores afectados por un ERTE regresasen al trabajo entre el 30 de abril y el 31 de agosto. Sin embargo, este ritmo en la reincorporación ha sufrido una desaceleración tras el mes de agosto, algo que se relaciona directamente con el final de la campaña de verano.

Canarias, la más afectada

A pesar de este pequeño impulso, la hostelería, el transporte o el comercio todavía se encuentran lejos de alcanzar sus cifras previas a la crisis. En el transporte aéreo, por ejemplo, se encuentran fuera de sus puestos el 44% de los empleados en comparación con el mes de febrero, un porcentaje similar al de los trabajadores de las agencias de viaje (49%). Esta circunstancia sanitario-económica también ha derivado en que sectores como la hostelería, que durante los meses de verano aumentaba sus contrataciones, hayan caído considerablemente respecto a sus cifras de 2019. Mientras que el año pasado se crearon 289.000 empleos entre febrero y agosto, en 2020 tan solo fueron 3.000. Los números no son mejores en el sector del comercio, que el año pasado creó 115.000 empleos entre febrero y agosto, y este año ha destruido 56.000.

Aparte de un impacto desigual por sectores, la geografía también ha tenido un papel destacado a la hora de elevar o rebajar el golpe. No en vano, no en todas las provincias el impacto de las medidas de contención del virus ha sido el mismo; las zonas más dependientes del turismo internacional son las que más han sufrido. Según el estudio de Asempleo, el archipiélago canario ha sido la región más afectada por las medidas. Las Palmas ha perdido el 18,6% de su empleo por destrucción y ERTE, y Tenerife el 16,6%, entre febrero y agosto, lo que se ha traducido en una caída del 32,0% y del 28,9% del VAB (Valor Agregado Bruto) respectivamente, entre el cuarto trimestre de 2019 y el segundo de 2020. Lo mismo sucede con las provincias del arco mediterráneo, igualmente dependientes del turismo, como Valencia (-25,1%) y Castellón (26,8%), que superan la media del país en cuanto a la pérdida de VAB (-21%).

En materia de empleo, la mayoría de provincias andaluzas, como Huelva (-11,9%), Almería (-11,3%) o Sevilla (-7,6%), así como Madrid (-10,4%), Barcelona (-10,8%), Valencia (-8,6%) y Vizcaya (-7,2%) presentan los porcentajes de contracción más altos de la península en comparación con la media del país (-7%).

Información sobre el coronavirus

– Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

– Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

– Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

– Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia