Luis Suárez, delantero de Atlético de Madrid, ha dejado sin trabajo a cuatro profesores universitarios luego que la Fiscalía de Perugia confirmara que los catedráticos facilitaron las repuestas para aprobar el examen de Italiano B1, requisito para para obtener el pasaporte comunitario.

Giuliana Grego, Simone Olivieri, Stefania Spina y Lorenzo Rocca, son procesados por delitos de divulgación del secreto oficial con fines de lucro indebido y múltiples falsedades en documentos públicos.

La Guardia di Finanza procedió a realizar registros en la sede de la universidad y tras la investigación se ha llegado a la conclusión de que el examen de conocimientos de italiano tipo B1 que rindió Luis Suárez para conseguir la ciudadanía fue una “farsa”.

La Fiscalía ahora buscará en la directiva de la Juventus a quienes promovieron esta falta, debido a que el equipo de Turín estaba interesado en que el jugador uruguayo obtenga el pasaporte italiano, para poder ficharlo, sin embargo, esta operación se truncó.

Profesores fueron inhabilitados ochos meses por este delito (Sky Sport)

Según las pruebas de la Policía el contenido de la prueba, que se rindió en setiembre, había sido comunicado previamente al propio jugador y también se había determinado previamente el resultado del examen y la nota del mismo.

Por su lado, el director deportivo de la Juventus, Fabio Paratici, indicó que el club había “actuado con total transparencia y de acuerdo con la normativa” en este asunto.