noviembre 3, 2020

La segunda oleada de contagios se ha llevado por delante toda esperanza de una rápida recuperación económica en Europa. Los ministros de la zona euro advirtieron tras la reunión del Eurogrupo de este martes que “la reciente aceleración de la propagación del virus covid-19” y “las nuevas medidas de contención” impuesta por los países para frenarla han incrementado la incertidumbre y “probablemente” han influido en la recuperación económica. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, abogó por realizar una evaluación continua de los instrumentos anticrisis que va a desplegar la UE y, si es necesario, modificarlos para adaptarlos a las nuevas circunstancias.

Los Países Bajos se unieron ayer a los países que están efectuando confinamientos totales o parciales para tratar de frenar la expansión del virus. La mancha cada vez es más amplia: empezó en Francia e Irlanda y se fue extendiendo hacia Bélgica, Holanda o, ya fuera de la UE, el Reino Unido. El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, aseguró que esta segunda oleada golpeará sobre todo al sector servicios. En especial, a aquellos negocios que han tenido que echar la persiana en todo el continente: hoteles, restaurantes y espacios culturales. Aun así, Gentiloni confió también en que el “impacto sea menor que en primavera” dado que las empresas están mejor preparadas que entonces.

Los ministros de la zona euro, en cualquier caso, se reunieron para evaluar los instrumentos que tienen a su alcance para responder a esa nueva fase de la epidemia, cuyo alcance les explicó el director del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), Andrea Ammon. A nivel nacional, el Eurogrupo estima que los países han estimulado sus economías con un volumen de ayudas equivalente al 4% del Producto Interior Bruto (PIB), sin incluir las medidas de liquidez ni el gasto en prestaciones de paro. La UE, por su parte, tiene casi intactos el paquete de préstamos de emergencia de 540.000 millones de euros y todavía están en marcha las negociaciones entre el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE para pactar los fondos de recuperación, que suman 800.000 millones.

Negociaciones entre Consejo y Parlamento

En el comunicado conjunto, los ministros se comprometen a seguir “coordinando e implementando de forma enérgica, a todos los niveles, políticas económicas ambiciosas que complementen la respuesta sanitaria, protejan el empleo y promuevan la recuperación económica en todo el continente”. Ante la presencia de la presidenta de la comisión de Economía del Parlamento Europeo, Irene Tinagli, los ministros mostraron su “confianza” en que el Consejo y el Parlamento Europeo lleguen a un acuerdo “antes de finales de 2020” para empezar a ejecutar los planes de recuperación el año que viene.

El presidente del Eurogrupo, el irlandés Paschal Donohoe, ha venido tratando de tranquilizar a los mercados y a los ciudadanos afirmando que la segunda oleada de covid-19 ya estaba prevista por los ministros. Y prueba de ello son los amplios paquetes de ayudas que todavía están a disposición de los países. Calviño, no obstante, abogó por revisar esas medidas en los próximos meses. En una comparecencia antes de la reunión, la vicepresidenta sostuvo: “Es muy oportuno que, a partir de este Eurogrupo y en los próximos dos meses evaluemos y revisemos cómo funcionan estos instrumentos y veamos si es necesario abordar una modificación, al igual que hacemos con os instrumentos a nivel nacional, que vamos adaptando a las circunstancias específicas y las necesidades de cada momento”, sostuvo.