El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.Telefónica

La crisis desencadenada por la pandemia de coronavirus está lastrando las cuentas de las grandes compañías del mundo. Telefónica registró un beneficio de 671 millones de euros entre enero y septiembre, lo que representa un descenso del 50,1% respecto al mismo periodo del año anterior, según ha informado la compañía este jueves a la Comisión Nacional de los Mercados y Valores. El grupo ha obtenido unos ingresos de 32.167 millones de euros hasta septiembre, lo que supone una disminución del 10,7% respecto a un año antes. Sin embargo, un examen con detalle a los resultados muestra una tendencia positiva en el tercer trimestre respecto al trimestre anterior, cuando el Gran Reclusión, como denominó el Fondo Monetario Internacional (FMI) al confinamiento en casi todos los rincones del mundo en la primera gran ola del coronavirus, impactó fuertemente en las cuentas de las grandes empresas.

Los impactos negativos ocasionados por la covid-19 se mitigan por la buena y efectiva gestión de costes e inversiones, optimizando la generación de caja, explica la compañía, que cifra el efecto negativo de la pandemia en una caída de ingresos de 519 millones y un impacto sobre el resultado operativo antes de amortizaciones (Oibda) de 315 millones. El resultado operativo del grupo entre enero y septiembre asciende a 9,747 millones de euros, lo que representa un descenso del 14,9% lastrado por los efectos de la covid-19 y el deterioro en la filial argentina.

Ligera recuperación en el tercer trimestre

El resultado operativo del grupo (Oibda) desciende un 2,8% respecto al mismo periodo del año anterior hasta los 2.673 millones de euros durante el tercer trimestre debido al deterioro de 785 millones de euros asignado a Telefónica argentina. En términos orgánicos, precisa la compañía, el resultado operativo interanual registrado durante el tercer trimestre mejora hasta el -8,3% frente a una caída de 10% en el trimestre precedente. Respecto al resultado neto, durante el tercer trimestre la compañía registró unas pérdidas de 160 millones de euros por los deterioros procedentes de Telefónica Argentina.

“Telefónica continúa mostrando su fortaleza ante la situación insólita que estamos viviendo, en la que la digitalización y la conectividad seguirán siendo claves para la recuperación económica”, ha apuntado el presidente de la compañía José María Álvarez-Pallete. “Gracias a la ejecución de la estrategia presentada hace un año y a la solidez de nuestro negocio, en el tercer trimestre mejoran las tendencias, con una clara recuperación de la actividad en nuestros mercados clave”, ha añadido el ejecutivo. “Crecemos en ingresos respecto al trimestre anterior. Además, seguimos optimizando la caja operativa y avanzando en línea con nuestro objetivo”, prosigue.

Acuerdo con Allianz en Alemania

La operadora española, además, ha anunciado que va a crear una joint venture con la aseguradora Allianz para el despliegue de redes locales de fibra óptica en zonas rurales y semirrurales con baja cobertura en Alemania. Se hará a través de una sociedad participada a medias entre ambos grupos (40% de la filial de infraestructuras Telefónica Infra, 10% de Telefónica Deutschland/O2 y otro 50% de Allianz Capital Partners). La compañía ofrecerá acceso mayorista a la red de fibra a todos los proveedores de servicios de telecomunicaciones, para que éstos, a su vez, puedan ofrecer estos servicios a sus clientes finales.

En el reparto de papeles, Allianz, según la información enviada a la CNMV aportará “su experiencia previa en diversas inversiones en fibra y su músculo inversor y su presencia local”, mientras que Telefónica aporta “sus capacidades técnicas y su experiencia en el despliegue y operaciones de redes de fibra”. Según señala en la nota Markus Haas, consejero delegado de Telefónica Deutschland / O2, el mercado de fibra tiene un gran potencial en Alemania, pues solo un 10% de los hogares tiene conexión de fibra.

El objetivo de la nueva sociedad es dar servicio de fibra a más de dos millones de hogares de zonas rurales en Alemania, “a través de una red de fibra de más de 50.000 kilómetros”, con inversiones de hasta 5.000 millones de euros en seis años a través de aportaciones de los dos grupos y un préstamo subordinado a largo plazo, y financiación externa sin recurso a los accionistas. Las inversiones se distribuirán a lo largo del período de despliegue de 6 años: Telefónica invertirá hasta 500 millones de euros de capital y Allianz invertirá hasta 1.000 millones de euros a través de distintos instrumentos.