noviembre 2, 2020
Cadena de montaje en la planta de Seat en Martorell (Barcelona).
Cadena de montaje en la planta de Seat en Martorell (Barcelona).Albert Garcia / EL PAÍS

Las ventas de coches siguen en descenso pese al repunte que vivieron en julio. La evolución de la pandemia, con la segunda ola de coronavirus y un retorno a las restricciones, aportan una incertidumbre en la economía que no ayuda a la recuperación del sector automovilístico. En octubre se matricularon 74.228 turismos y todoterrenos, lo que supone una contracción del 21% con respecto al mismo mes del año anterior. La caída acumulada en lo que va de año es del 36,8%, con un total de 669.662 unidades vendidas.

Los datos aportados por la asociación de fabricantes (Anfac), la de concesionarios (Faconauto) y la de vendedores (Ganvam) muestran que ni los compradores particulares, ni las empresas ni los alquiladores se lanzaron a comprar coches en el mes de octubre. Todos los canales de venta registraron una reducción en las unidades comercializadas: una caída del 23% en los particulares, del 15,5% en las empresas y del 46% en los alquiladores, un segmento que en verano consiguió buenos números, pero que ahora en otoño se suma a la caída generalizada de ventas.

A la luz de estos datos, la asociación de fabricantes destaca que “la evolución negativa de la pandemia, junto con la incertidumbre al respecto de las consecuencias sociales y económicas de la misma, provocan una caída generalizada en las ventas”. Anfac recuerda que, pese a que el descenso es muy significativo, todavía lo sería más si el sector no contase con los planes de apoyo. Estos planes —las ayudas a la compra del plan Renove y las promociones de los fabricados para dar salida a las unidades acumuladas dese marzo— no han sido suficientes para paliar la incertidumbre que genera la evolución de la pandemia y de la economía.

Siguiendo la tendencia de meses anteriores, el sector cuenta con la buena marcha de los vehículos eléctricos, pese a que representan una parte reducida de las ventas totales. En el mes de octubre se matricularon 20.450 vehículos electrificados, híbridos y de gas, un 42% más que en el mismo mes del año anterior, y destaca el tirón de los turismos eléctricos puros y los híbridos enchufables, que más que duplican las ventas registradas el año pasado, favorecidos por el Plan Moves, que impulsa la comercialización de estos vehículos alternativos.

En el acumulado del año, este tipo de vehículos representa un 20% de la cuota de mercado. Los vehículos de gasolina, que emiten más CO₂ que el diésel, representan algo más de la mitad de las ventas, mientras que el diésel han reducido su presencia en el mercado hasta el 28%.

La evolución del mercado ha permitido reducir, con respecto a octubre de 2019, en 10,3 gramos la media de emisiones de CO₂ de los vehículos nuevos. Estas emisiones, de media, se sitúan actualmente en los 108,5 gramos de CO₂ por kilómetro, aún por encima de los 95 gramos que la Unión Europea se ha marcado como objetivo para este año.

Los fabricantes aseguran que la crisis del sector se va a extender al año que viene, y reclama que las ayudas a la compra continúen para seguir estimulando el mercado y evitar que la caída sea aún mayor. La asociación de concesionarios, Faconauto, destaca que el repunte de ventas en el final del confinamiento, que se consiguió gracias a los compradores que estaban esperando durante los meses en los que no hubo actividad y gracias al plan Renove, generó un “espejismo” que se está rompiendo ahora con el retorno de las restricciones. El Plan Renove todavía estará operativo dos meses más, y el sector confía en que sea una herramienta que estimule la compra.