noviembre 9, 2020

La pandemia ha puesto a la economía mundial de rodillas, pero no ha impedido que la mayoría de las empresas del Ibex 35 repartiera dividendo a sus accionistas. Casi el 60% de ellas, 20 compañías, ha distribuido en total 9.558 millones en el segundo y tercer trimestre de este año con cargo al beneficio de 2019, según desglosa el informe de Oxfam Intermón La hora del compromiso. Las empresas del Ibex 35 ante el reto de la pandemia, publicado este martes. Iberdrola, Telefónica y BBVA distribuyeron los dividendos más altos, mientras que otras, como Acerinox o MásMóvil, decidieron no repartir los excedentes ante la tormenta causada por la covid-19.

La cifra total de dividendos repartidos por las grandes cotizadas sobre el resultado de 2019 ha sido sin embargo inferior en un 30% respecto a 2018 ―también reflejo de la merma en los beneficios de muchas empresas el año pasado ante las señales de desaceleración a causa del Brexit y otras tensiones internacionales―, aunque la proporción de ganancias destinadas a los mismos creció del 57% al 61%. Hasta tres firmas repartieron más del 100% de sus beneficios del 2019 en dividendos: Endesa, Ferrovial y Telefónica; Repsol repartió 1.434 millones pese a haber cosechado pérdidas.

El estudio de Oxfam hace un repaso del comportamiento de las mayores empresas cotizadas en términos de justicia fiscal y salarial a lo largo de 2019, para determinar la evolución de los factores que pueden reducir o ampliar la desigualdad. Aunque vislumbra avances, concluye que todavía hay un largo camino por recorrer. Destaca que las firmas del Ibex mantenían el año pasado 740 filiales en territorios considerados paraísos fiscales con baja tributación, un 8% menos que en 2018 pero casi el triple que hace una década. Banco Santander, Repsol y ACS encabezan esta clasificación, con 176, 62 y 98 filiales, respectivamente, aunque las primeras dos fueron las que más redujeron su presencia en estas jurisdicciones en 2019; Aena, Bankia, Ence, Indra, Colonial, MasMóvil, Mediaset y Merlin Properties, al contrario, no tenían ni una sola sede en estos territorios.

Otra asignatura pendiente de los colosos de la Bolsa es la igualdad salarial. La brecha media entre la retribución del primer ejecutivo y el salario medio del conjunto de firmas se redujo ligeramente en 2019, pero la distancia sigue siendo abrumadora: el máximo responsable de una de estas compañías tarda solo tres días en ganar lo mismo que recibe la media de sus empleados en un año. En otras palabras: gana 121 veces más, frente a las 123 de 2019. Una reducción prácticamente imperceptible ante una diferencia tan elevada. ACS es la empresa con la brecha más elevada —su primer ejecutivo gana 531 veces el sueldo medio—. En lo que no ha habido cambios es en la diferencia de sueldo entre hombres y mujeres: estas últimas siguen ganando, en media, un 15% menos.

Aun así, la ONG destaca que muchas firmas del Ibex han lanzado iniciativas para atender la emergencia sanitaria causada por la covid-19, a través de la distribución de material sanitario o manteniendo las rentas de sus empleados. Un comportamiento que marca “un camino a seguir para entrar en un nuevo paradigma que incorpore la dimensión social y ambiental al puro interés económico”, concluye el informe.