Los libros del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 entregados en el Congreso.
Los libros del proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 entregados en el Congreso.EMILIO NARANJO / EFE

El proyecto de Presupuestos para 2021, aprobado el martes por el Consejo de Ministros, llegó este miércoles al Congreso de los Diputados. Las cuentas contienen un aumento récord del gasto para empujar la recuperación de la crisis de la pandemia, con un desembolso público total de 383.542 millones de euros, un 33% por encima de 2020. De ellos, 239.765 serán de gasto social, según desgranó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Las pensiones, con más de 163.000 millones, y el desempleo, con 25.000, se llevan más del 50% del presupuesto, que incluye inversiones récord y que cuenta con 27.000 millones del fondo europeo de recuperación de la pandemia (NextGenEU). Por el lado de los ingresos, el Gobierno también anticipa máximos, por encima de 222.000 millones, aunque quizá con demasiado optimismo, merced a subidas del IRPF para rentas muy altas y a nuevas figuras como la tasa Google o la tasa Tobin, subidas de sociedades o patrimonio, así como algunas medidas de fiscalidad verde (impuesto al plástico y sobre los residuos o una posible reducción de la bonificación al diésel, pendiente de negociación).

Récord de ingresos. El proyecto de Presupuestos pretende ser el más expansivo de la historia y cuenta con una previsión de ingresos no financieros de 22.107 millones, basada en las nuevas medidas fiscales y la mejor marcha de la economía prevista para el año que viene. Sería la mayor cosecha de impuestos de la historia por delante de la recaudación de 2019, de 213.625 millones.

Subidas de impuestos a los ricos. En el capítulo de los ingresos, las cuentas incluyen tímidas subidas del IRPF a unos pocos contribuyentes de rentas altas. Se trata de un alza del IRPF de dos puntos a los que tengan rentas del trabajo por encima de 300.000 euros, lo que afectará a 16.740 contribuyentes, un 0,08% del total de los declarantes. Además, se contempla un incremento de tres puntos para las rentas de capital de más de 200.000 euros, lo que afectaría a otros cerca de 16.000 contribuyentes. Son subidas menos gravosas que las previstas en el acuerdo de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, adaptado a los tiempos de pandemia.

¿Subida del impuesto al diésel? El proyecto de Presupuestos incluye un tipo estatal general del gasóleo de 34,5 céntimos por litro ―frente a los 30,7 actuales― de modo que se reduzca la bonificación de la que goza este combustible hasta los 3,8 céntimos por litro, acercando así su fiscalidad a la de la gasolina. Se espera recaudar unos 500 millones por ese cambio., que no afecta al gasóleo de uso profesional y al bonificado. Pero la medida no gusta a algunos socios de Gobierno, como el PNV. Ciudadanos tampoco ve la medida con buenos ojos y asegura haber arrancado al Gobierno el compromiso de no llevarla a cabo a cambio de sentarse a la mesa a negociar su apoyo a las cuentas y no presentar una enmienda a la totalidad.

Las pensiones, la mayor partida. A medida que la población envejece, la factura de las pensiones crece. En 2021, estará por encima de los 163.000 millones de euros por primera vez, contando las prestaciones de la Seguridad Social, 143.046 millones, un 3% más; las de las clases pasivas (pensiones de jubilación de funcionarios públicos, pensiones de viudedad, orfandad y en favor de los padres), 16.979 millones y las llamadas no contributivas, 2.573,04 millones. Ya se incluye una subida del 0,9% para las pensiones contributivas y del 1,8% de las no contributivas.

Inversiones récord gracias al maná europeo. Los Presupuestos contemplan 10.172 millones de euros en inversiones reales del Estado, la mayor cifra en 10 años, pero además, a esta cifra se añaden los 29.168 millones de las transferencias de capital, el dinero que la Administración central y sus organismos transfieren a otras entidades para que acometan inversiones. Esta cifra casi duplica a la más alta antes registrada, los 15.123 millones de 2010. De esos 29.168 millones, 19.325 provendrán del fondo de recuperación de la UE, que también aporta 1.884 de los 10.172 de inversiones reales.

Cataluña, Andalucía y Madrid concentran inversiones. También gracias a los fondos europeos, todas las comunidades recibirán inversiones por parte del Estado. La primera, Cataluña, que se llevará casi 2.200 millones, el 17,8% del total, por delante de Andalucía, con 2.146 millones de euros, el 17,7%, y Madrid, con 1.250 millones (el 10,3%). Juntas copan casi la mitad de toda la inversión pública del Estado.

Acento en la Educación. El Gobierno está empeñado en aumentar la inversión educativa para alcanzar el 5% del PIB y en las cuentas se recoge un primer paso. El presupuesto de educación crece un 70,2%, pasando de 2.876 millones en 2020 a 4.893 millones en 2021, gracias en buena parte a la inyección prevista de 1.803 millones de los fondos europeos. Las mayores beneficiarias de esta inversión extra son las becas (514 millones más), la educación infantil (200 millones) y la modernización de la Formación Profesional (370 millones).

Subidas del sueldo de los funcionarios. Las cuentas contemplan una subida del 0,9% para los cerca de tres millones de trabajadores públicos de la Administración Central, la Seguridad Social y los distintos organismos autónomos. Así, aseguran mantener el poder adquisitivo, pues la cifra es fija según el dato de inflación que prevé para el cierre del año el Ministerio de Economía. En total, la cifra incluida en los presupuestos para gastos de personal se sitúa en 25.018 millones, un 4,5% más que en 2020.

Gran impulso a las políticas de igualdad. El departamento que dirige Irene Montero contará con 451 millones de euros, un 151% más, el segundo mayor incremento de todos los ministerios, por detrás del de Trabajo. La mayor parte de los fondos se destinarán a programas de conciliación y a la lucha contra las distintas formas de violencia machista. En 2021, se equiparan por primera vez se los permisos de maternidad y paternidad, que serán de 16 semanas. Eso supone 300 millones de euros de la partida de Igualdad.

Subida de sueldo del Gobierno. Las cuentas para 2021 incluyen una subida del sueldo de los miembros del Gobierno del 0,9%, la misma que la subida pactada para el conjunto de los funcionarios públicos para 2021. Sánchez cobrará 85.608,72 euros, los vicepresidentes 80.463,96 euros y los ministros 75.531,84 euros. Además, la Casa del Rey recibirá cerca de 8,5 millones de euros, una subida del 6,5% respecto a las cuentas vigentes desde 2018. Esa es la partida global, que Felipe VI podrá distribuir libremente para los distintos gastos. Esta es la primera vez en la que no se recoge ninguna asignación al rey emérito Juan Carlos I.

Más fondos para la cultura. Algo de alivio y esperanza para el mundo de la cultura, profundamente afectado por la pandemia. Las cuentas de 2021 incluyen un 948 millones de euros, un 3,7% más respecto al año pasado, y además, incorporan 200 millones procedentes de los fondos europeos para llevar la dotación hasta 1.148 millones, lo que supone un aumento del 25,6% respecto a las cuentas de 2020 (en realidad, la prórroga de las de 2018 correspondiente al año pasado). De ellos, 211 millones están dedicados al deporte.

Oxígeno para la dependencia. Los PGE contemplan una partida de 2.354 millones de euros para la atención a la dependencia, 603 millones (un 34,4%) más que en 2020. Gracias a los fondos europeos, hay una partida de 708 millones para planes de inversión en cuidados de larga duración, como proyectos de teleasistencia avanzada o el impulso de un nuevo modelo residencial. En total, más de 1.300 millones de euros para dar aire a un sector que necesita oxígeno, aún asfixiado tras los duros recortes de 2012 y fuertemente castigado por la crisis de la covid-19. En total, para servicios sociales y promoción social, las cuentas prevén 5.201 millones.