noviembre 10, 2020
El presidente francés Emamanuel Macron y el canciller austriaco Sebastian Kurz en Bruselas, este martes.
El presidente francés Emamanuel Macron y el canciller austriaco Sebastian Kurz en Bruselas, este martes.POOL / Reuters

La Unión Europea alcanzó este martes un acuerdo para el paquete financiero más ambicioso con el que jamás ha contado, que debe servir para reiniciar y modernizar la actividad económica. El Parlamento Europeo y el Consejo de la UE pactaron un paquete masivo de 1,8 billones de euros para los próximos siete años, que incluye el fondo de recuperación de 750.000 millones que los líderes europeos pactaron en julio. El texto, que supedita los fondos al respeto del Estado de Derecho, queda ahora a expensas de la ratificación en los parlamentos nacionales. El gobierno de Víktor Orban, que ha sido recientemente reprendido de nuevo por Bruselas por su deriva autoritaria, ha amenazado con vetarlo.

Así lo han anunciado ambas partes en mensajes que han compartido en la red social Twitter. “Un acuerdo para Europa. Los negociadores del Consejo (los países) y el Parlamento Europeo logran un acuerdo político sobre el presupuesto europeo y el paquete de recuperación”, ha subrayado un portavoz del Gobierno alemán, que como presidencia de turno lidera las negociaciones en nombre de todas las capitales.

Adelantar ayudas de la PAC

Por otra parte, el Parlamento Europeo también ha acordado con el Consejo europeo adelantar a 2021 y 2022 el pago de los 8.000 millones del fondo europeo de recuperación que están destinados a fortalecer las ayudas para desarrollo rural de la PAC y que la Comisión Europea había propuesto desembolsar entre 2022 y 2024.

Los negociadores han sellado este martes un pacto sobre esta pequeña parte del plan anticrisis, que en cualquier caso todavía debe ser confirmado por la Eurocámara y por el Consejo de la UE (los Estados miembros).

El fondo europeo de recuperación de 750.000 millones —bautizado como ‘Next Generation EU’— incluye una partida extraordinaria para el Fondo Europeo de Desarrollo Rural (FEADER) de 7.500 millones de euros a precios de 2018 (8.070 millones a precios corrientes).

Bruselas propuso desembolsar esta dotación extra entre 2022 y 2024, pero tanto los Estados miembros como los eurodiputados han acordado adelantar los pagos ya al próximo año. Así, el pacto contempla que un 30% de los 8.070 millones (2.420 millones) sea abonado ya en 2021 y el 70% restante (5.650 millones), un año después.

Estas cifras quedarán plasmadas en el reglamento sobre el periodo de transición de la Política Agrícola Común (PAC) actual, que se seguirá aplicando durante 2021 y 2022 ante el retraso de las negociaciones de la nueva.

El acuerdo también prevé que estas ayudas europeas financien el 100% del presupuesto de las medidas elegibles, de forma que los Estados miembros no tendrán que contribuir con fondos nacionales, según ha informado el Parlamento Europeo en un comunicado.

Al menos un 37% de esta partida extraordinaria para desarrollo rural se utilizará para financiar acciones que apoyen el medio ambiente y ayuden a mitigar el cambio climático, mientras que un mínimo del 55% se destinarán a ayudar a jóvenes agricultores y a “construir una recuperación sólida, sostenible y digital”.

Además, el importe máximo de las ayudas de desarrollo rural para jóvenes agricultores que ponen en marcha nuevas empresas se eleva desde los 70.000 euros de la actualidad hasta 100.000 euros.