noviembre 3, 2020
Vista de la refinería de Ras Tanura, propiedad de Saudi Aramco.
Vista de la refinería de Ras Tanura, propiedad de Saudi Aramco.Ahmed Jadallah / Reuters

La mayor petrolera y una de las mayores cotizadas del planeta, Saudi Aramco, obtuvo un beneficio de 35.015 millones de dólares (29.998 millones de euros) en los nueve primeros meses del año, casi un 49% menos que en el mismo periodo del año anterior, cuando ganó 68.190 millones de dólares. Pese a la notable merma, la empresa, que se estrenó en Bolsa a principios de 2020, ha decidido este martes mantener la hoja de ruta prevista para el dividendo en un movimiento que busca contentar a sus accionistas e inyectar recursos a las muy golpeadas arcas del Reino del Desierto. Solo entre julio y septiembre, la compañía con sede en Riad distribuyó casi 19.000 millones de dólares entre los tenedores de títulos, un 40% más que en el mismo periodo de 2019.

Pese al batacazo propiciado por una pandemia que ha lastrado el consumo —y el precio— del crudo en todo el mundo, las cuentas de la semiestatal saudí mejoraron ligeramente en el tercer trimestre, con el inicio de los desconfinamientos: entre julio y septiembre el beneficio rozó los 11.800 millones de dólares, un 44% menos que en el mismo periodo de 2019. Aramco cuenta con uno de los costes de extracción de crudo más bajo del planeta, lo que le otorga una ventaja enorme respecto a sus competidores: incluso en las circunstancias más complicadas, con la mayor parte del sector en números rojos, la saudí es capaz de continuar en verde.

El presidente ejecutivo del conglomerado, Amin Nasser, ya dice ver “signos de recuperación gracias a la mejora de la actividad económica y a pesar del viento de cara en los mercados energéticos”, con una mejora en los flujos de caja. La caída anual del resultado en el tercer trimestre fue, en efecto, notablemente menor que la registrada en el segundo: entonces la caída fue del 73% y muchos analistas ya consideraron un logro haber logrado un resultado positivo en plena tormenta global. “Confiamos en nuestra capacidad para superar estos tiempos difíciles y cumplir nuestros objetivos”, cierra Nasser en la nota que acompaña a los resultados.