noviembre 11, 2020
El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, el pasado 29 de septiembre.
El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, el pasado 29 de septiembre. / Europa Press

A pocas horas de que acabe el plazo de Abengoa para negociar su plan de reestructuración, el Gobierno andaluz aún no ha encontrado la vía legal para aprobar una ayuda, bien mediante préstamo o aval, de 20 millones de euros que le faltan a la empresa con sede social en Sevilla. El Ejecutivo autónomo aseguró el martes, a través del consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, que la Junta está “buscando la fórmula” para conceder esa subvención, pero antes de dar ese paso quiere amarrar no sólo el aval de los servicios jurídicos de la Junta, sino también la garantía de que todos los grupos del Parlamento autónomo respaldarán la medida.

Según las fuentes del Gobierno andaluz, Abengoa sigue sin presentar a la Junta de Andalucía su plan de viabilidad, un requisito que exige el Gobierno de coalición que preside Juan Manuel Moreno para conceder los 20 millones de euros. “La Junta no tiene herramientas para dar ayudas sin concurrencia competitiva”, aseguró Bendodo, una argumentación que han reiterado los responsables de Hacienda, Juan Bravo, y de Economía, Rogelio Velasco. Fuentes de la empresa, sin embargo, han manifestado a EL PAÍS que no han recibido ninguna señal del Gobierno andaluz que permitan pensar que hay avances para una solución satisfactoria. Asimismo, aseguran que el plan de viabilidad se presentó el 19 de mayo pasado y se presentó en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como hecho relevante. Ese plan era una actualización de otro anterior que debió adaptarse como consecuencia de las repercusiones de la pandemia en la actividad del grupo.

Hasta cuatro consejeros de la Junta -los de Hacienda, Economía, Empleo y Presidencia- mantuvieron una reunión con el presidente de Abengoa, Gonzalo Urquijo, a principios de este año en la que la Junta se mostró dispuesta a contribuir al plan de reestructuración de la empresa, aunque sin comprometer su palabra, según fuentes del Gobierno. El presidente andaluz también mantuvo una conversación telefónica con Urquijo del mismo tenor, donde hubo buenas palabras, pero sin empeñarla.

“Chantaje” por parte de Abengoa

Poco más se ha avanzado hasta ahora. “Cuando desenredamos una cosa, surge otra”, resaltan fuentes de Hacienda. El Gobierno autónomo no entiende que una operación de 540 millones de euros se vea comprometida por 20 millones del Presupuesto andaluz y califica de “chantaje” la advertencia de Abengoa de trasladar su sede social fuera de Andalucía. Paralelamente al trabajo interno del Gobierno, la Consejería de Hacienda busca el apoyo de los grupos parlamentarios en el caso de que finalmente se conceda el aval. “Necesitamos el plan de viabilidad, el aval jurídico y el aval parlamentario”, aseguran fuentes del Ejecutivo autónomo.

El portavoz adjunto del grupo parlamentario socialista, Manuel Jiménez Barrios, afirmó a EL PAÍS que el Gobierno andaluz debe “asumir su responsabilidad”, adoptar un acuerdo y “el PSOE se compromete a aprobarlo en el Parlamento”, pero se queja de falta de información.

Jiménez Barrios sostiene que la Junta se resiste a conceder los 20 millones de euros por una razón puramente política. “Esa decisión pondría en cuestión la estrategia seguida por el PP de demonizar las ayudas a empresas” que aplicaron los anteriores gobiernos socialistas. Algunas de ellas han acabado en los tribunales, como la concedida por 80 millones de euros a la empresa malagueña de energía solar Isofotón, por la que están siendo investigados 40 personas, entre ellas cuatro exconsejeros andaluces y varios ex altos cargos de la Junta. Esta investigación judicial busca determinar si la Junta andaluza concedió subvenciones millonarias a la empresa a sabiendas de que estaba abocada al cierre y al despido de su plantilla de 700 trabajadores.

En el Gobierno andaluz preocupa además el efecto arrastre que la ayuda a Abengoa pueda provocar, ya que están convencidos de que dada la situación de crisis económica provocada por la pandemia muchas otras empresas andaluzas llamarán a la puerta de la Junta para conseguir respaldo financiero para su supervivencia.

La portavoz de Adelante Andalucía, Inma Nieto, reconoce haber mantenido conversaciones con la Consejería de Hacienda sobre Abengoa. Llegado el caso, apuesta por apoyar la ayuda en el Parlamento, pero siempre que la empresa de infraestructuras y energía se comprometa al mantenimiento de la sede social y los puestos de trabajo en Andalucía -unos 3.000 trabajadores de una plantilla global de más de 14.000-. El grupo parlamentario de Vox, socio parlamentario del Gobierno, también admite haber mantenido conversaciones antes del verano para apoyar la medida en el Parlamento, pero no avanza su posición. “Ya se verá llegado el momento”, dijeron fuentes de Vox.