La partida destinada a políticas de igualdad es la segunda que más crece en los Presupuestos Generales del Estado de 2021. La mayor parte de estos fondos se destinará a programas de conciliación y a la lucha contra las distintas formas de violencia machista, desde la que se produce dentro de la pareja o en una expareja a aquella que afecta a las víctimas de trata con fines de explotación sexual. Serán 451 millones de euros, un 157% más que en 2020. Se trata de la segunda mayor subida, en porcentaje, de todo el Gobierno, solo por detrás del Ministerio de Trabajo. Con todo, la partida completa que el Ejecutivo destina al ministerio que dirige Irene Montero supone un 0,19% del total de los presupuestos, que ascienden a 236.331 millones de euros.

Una de las partidas principales prevé 200 millones para el llamado Plan Corresponsable. Es un plan sobre conciliación destinado fundamentalmente a familias con hijos menores de 14 años o familiares a su cargo. El proyecto de Presupuestos lo define como un “programa piloto”. La mayoría de los fondos, 190 millones de euros, se transferirán a las comunidades autónomas y los 10 restantes se reservan a gastos de funcionamiento e inversión.

El programa prevé “una bolsa de cuidado profesional” a domicilio por horas. Es un primer paso de una iniciativa en la que colaboran Igualdad y Trabajo: una ley sobre tiempo corresponsable que persigue que la conciliación de la vida familiar y laboral no suponga una renuncia para las mujeres. La ministra Irene Montero anunció este compromiso en junio, cuando reivindicó el derecho de los hombres “a cuidar sin que la sociedad les penalice”.

Los datos señalan que la conciliación, por ahora, es principalmente una tarea de ellas. Las que tienen empleo a tiempo completo dedicaban ya antes de la pandemia de media 13 horas más a la semana que los hombres al trabajo no remunerado (27 frente a 14), según la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo de 2015. Ellas asumieron el 91,3% de las reducciones de jornada en 2019, según datos de la Encuesta de Población Activa y el 86,96% de excedencias por cuidado familiar, según datos de la Seguridad Social.

Uno de los ejes en los Presupuestos es evitar que la crisis ocasionada por la pandemia suponga un estancamiento de las políticas que promueven la igualdad de oportunidades. “Es ahora justamente cuando resulta más necesario que nunca el establecimiento de indicadores que permitan monitorizar la evolución de la situación y adoptar medidas correctoras”, señalan en el libro resumen de los Presupuestos.

En 2021, se equiparan por primera vez se los permisos de maternidad y paternidad, que serán de 16 semanas. Eso supone 300 millones de euros de la partida de Igualdad. El objetivo es que “cuando una mujer se queda embarazada no puede ser penalizada porque tenga que acogerse a la baja maternal”, ha destacado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la presentación de las cuentas del año próximo. El Gobierno calcula que esta medida beneficiará a 236.000 familias.

Víctimas de distintas formas de violencia

La partida para la prevención de la violencia machista contará con 180 millones de euros, con una subida de 21 millones sobre el ejercicio anterior. Es un dinero previsto fundamentalmente para cumplir con los compromisos del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, aprobado en 2017. Se transferirán 113 millones a las comunidades autónomas, 20 millones a entidades locales y 18 para familias e instituciones. Las partidas estarán destinadas a ayudas sociales para las víctimas de la violencia de género, aquellas que han sido agredidas por sus parejas o exparejas y se abre ahora también a otras formas de violencia contra las mujeres, como la trata con fines de explotación sexual.