Fachada de la sede de la SEC en Washington.
Fachada de la sede de la SEC en Washington.Jonathan Ernst / Reuters

La Securities and Exchange Commission (SEC), la autoridad bursátil estadounidense, ha pagado una recompensa de 114 millones de dólares (96,65 millones de euros) a un confidente cuya ayuda e información llevó a la agencia a destapar y sancionar un caso de fraude. Es la mayor recompensa jamás otorgada por la Comisión y más que duplica el anterior récord, de 50 millones, pagada a otro delator en junio de este mismo año.

Según explica la SEC en un comunicado, en el que no especifica la naturaleza del fraude destapado, la recompensa incluye 52 millones en relación con el caso de la propia SEC y otros 62 relacionadas con las medidas tomadas por otra agencia, que no especifica.

“El hito de hoy es un testimonio del compromiso de la Comisión para recompensar a los confidentes que proporcionen información de alta calidad a la agencia”, ha señalado el presidente de la SEC, Jay Clayton. “Los confidentes hacen importantes contribuciones al refuerzo de las leyes y estamos decididos a conseguir más dinero a los confidentes tan rápida y eficientemente como sea posible”, ha añadido.

“Los actos del confidente recompensados hoy fueron extraordinarios”, ha relatado, por su parte, Jane Norberg, jefa de la Oficina de la SEC para los Confidentes, que dirige el programa de informantes, denominado Whistleblower (confidente o delator, en inglés). “Después de informar internamente de sus sospechas, y pese a las dificultades personales y profesionales, el confidente alertó a la SEC y a la otra agencia de las irregularidades y proporcionó ayuda sustancial y constante que se demostró clave para el éxito de las medidas” tomadas por la agencia, que no detalla.

Desde 2012, la SEC ha otorgado recompensas por 676 millones de dólares (573 millones de euros) a 108 chivatos. Tras el récord de 114 millones de este jueves, se sitúan sendas recompensas de 50 millones pagadas en junio de este año y en marzo de 2018, y otra de 39 millones de septiembre de 2018. Según la web de la SEC, desde su puesta en marcha se han recibido más de 26.000 chivatazos y se han recaudado más de 2.000 millones de dólares en sanciones. El estado de California, con más de 2.000 chivatazos, ha sido el más colaborador, por delante de Nueva York (950) y Florida (892). También se reciben soplos desde el extranjero, con Reino Unido a la cabeza, con 523, seguido de Canadá (446) y China (278).

Los pagos proceden de un fondo establecido por el Congreso que se financia enteramente con las sanciones monetarias pagadas por los infractores de las normas bursátiles. Los confidentes pueden aspirar a esas recompensas cuando voluntariamente proporcionen información original, creíble y oportuna que lleve a la agencia al éxito de sus investigaciones. Los chivatos pueden llevarse entre un 10 y un 30% del dinero recaudado cuando las sanciones impuestas superen el millón de dólares. Sus nombres permanecen en el anonimato y su identidad es protegida por la SEC.