noviembre 16, 2020

La actualización de macOS 10.15 Catalina a macOS 11.0 Big Sur está siendo más problemática de lo que los usuarios podían esperar. El día del lanzamiento, la situación fue un caos por saturación de los servidores, y en muchos casos fue imposible actualizar al nuevo sistema. Esa misma jornada, ante tal saturación, hubo además un problema con Gatekeeper, el sistema de seguridad de Apple con las apps, que hacía que estas se lanzaran con extrema lentitud.

Pero los problemas no han acabado ahí. Algunos usuarios de portátiles MacBook Pro de 13″ de los años 2013 y 2014 (sobre todo del primero), están informando en los foros de soporte de Apple, en MacRumors y en Reddit de que, tras actualizar, su equipo se ha quedado inservible tras quedarse la instalación en una pantalla blanca sin progreso. En el caso de servidor, actualicé a macOS Big Sur en un equipo de esas características cuando se lanzó la versión beta hace meses, y no he tenido problemas.


Pantalla blanca de la muerte

Según cuentan los usuarios afectados, sus equipos se quedan para siempre en esa pantalla blanca, y al apagarlos y volver a encenderlos, se quedan en negro, y no hacen el sonido de arranque. En otros casos, el problema no es tan grave, y sí que se enciende la pantalla, pero el ordenador no deja hacer tareas básicas para solucionar problemas como arrancar desde la partición de recuperación.

Al contactar con Apple, la compañía les pide que intenten restablecer la NVRAM y el controlador de gestión del sistema (SMC), pero generalmente, los usuarios que tienen el problema afirman que no se arregla. Algunos han conseguido reanudar la instalación drenando por completo la batería y cargándola y reinstalando.

Uno de los usuarios que ha recopilado información sobre el problema, asegura haber sido capaz de solucionar a medias el problema desconectando la placa de puertos I/O. Sin embargo, desconectándola se pierde acceso a Wi-Fi, Bluetooth, HDMI, etc. Otro usuario pudo arreglar el problema desconectando y conectando la placa, que parece ser la víctima de la instalación de macOS Big Sur. Un usuario compró una placa I/O de reemplazo en eBay, y ha podido solucionar el problema. Apple ha asegurado a algunas víctimas del problema que está investigando lo ocurrido.