Por si 2020 no se pareciese lo suficiente a un episodio de ‘Black Mirror’, aquí llega la familia West-Kardashian al rescate. Esta vez, la famosa y polémica pareja nos sorprende con un regalo de lo más inusual.

Hace unas horas, Kim compartió en sus redes sociales un regalo que le ha hecho Kanye West por su 40º aniversario. Se trata de un holograma de su padre, Robert Kardashian Sr., que le envía un mensaje virtual desde el más allá.


Un familiar haciendo una keynote desde el más allá

Muchos recordamos el holograma de Tupac Shakur en Coachella 2012 o el éxito de Hatsune Miku, pero sorprende que este tipo de creaciones pueda llegar al ámbito «doméstico».

Como vemos, Kim agradece en el tweet el regalo a Kanye, afirmando que es «el regalo más considerado» que ha recibido en toda su vida. Robert Kardashian murió de cáncer de esófago en 2003 y su hija ha afirmado en Instagram que lo han estado viendo «una y otra vez».

» Es tan real que lo vimos una y otra vez, lleno de muchas lágrimas y emociones. Ni siquiera puedo describir lo que esto significó para mí y mis hermanas, mi hermano, mi madre y mis amigos más cercanos para experimentar juntos. Muchas gracias Kanye por este recuerdo que durará toda la vida».

Juzgando por las referencias actuales del mensaje (felicitándola por sus estudios de abogada y sus múltiples negocios) podemos deducir que no se trata de un mensaje pregrabado por su padre.

Quizás uno de los puntos más llamativos del mensaje del holograma llega cuando el holograma dice «te has casado con el hombre más, más, más, más, más, genio de todo el mundo. Kanye West». Teniendo en cuenta que el regalo viene de él, yo habría añadido «el más humilde».

Hace unos años, este tipo de escenas nos parecerían de ciencia ficción, pero en pleno 2020 uno se pregunta si no estaremos ante un nuevo trend que ha llegado para quedarse entre nosotros.

Del mismo modo que ver fotografías o vídeos de una persona puede despertar recuerdos y emociones, un holograma puede llevar eso un paso más lejos. Personalmente, lo que me parece un poco surrealista es la parte del mensaje. Mi padres jamás me hablaron como si estuviesen presentando un iPhone, y me choca la idea de poner en su boca cosas que no han llegado a decir exactamente.