La política puede influir en el fútbol y perjudicar los intereses de los clubes. Esto sucedió en la venta de Juventus del atacante Han Kwang-Song al Al-Duhail qatarí, la cual, violó las normativas de la Organización de las Naciones Unidas.

El jugador norcoreano fue vendido en enero de este año y el ente interancional decidió que era una violación a las sanciones internacionales impuestas en contra del país asiático.

Según los expertos del Consejo de Seguridad, esta transacción viola las resoluciones de la ONU que prohíben a los norcoreanos trabajar en el extranjero por las políticas nucleares vigentes.

A pesar de ser notificados sobre los los problemas que existirían si decidían hacer el traspaso, Juventus y Al-Duhail decidieron hacer a oídos sordos. La recomendación de la ONU es que los estados miembros al ente están en la obligación de deportar a su país a los norcoreanos que trabajan en el extranjero y la fecha límte era hasta diciembre del 2019.

Han Kwang-Song ya había sido el centro de atención cuando la ‘Vecchia Signora’ se interesó en contar con él hace casi dos años. Pero su talento fue el detonante para que el equipo italiano cuente con él.

La temporada pasada fue cedido al Cagliari y, a pesar que no llegó a debutar en la Serie A, dejó una gran versión en la Privera del equipo la ser nominado al Golden Boy 2018.