El gobierno japonés planea liberar al mar agua radiactiva tratada de la planta de energía nuclear Fukushima al mar, la decisión está generando preocupación en el país por el impacto ambiental.

Los pescadores y residentes locales se han opuesto a esta medida debido al temor de que los consumidores eviten los mariscos de la zona. Corea del Sur, que actualmente prohíbe las importaciones de productos del mar de la zona, también ha expresado su preocupación por el impacto medioambiental.

A principios de este año, un subcomité del gobierno informó que liberar el agua en el mar o evaporarla son “opciones realistas” después que la central nuclear fue paralizada por un poderoso terremoto y un posterior tsunami en 2011. 

La decisión oficial se tomará a partir de este mes y pondrá fin a siete años de debate sobre cómo eliminar el agua utilizada para enfriar la central eléctrica.