Ignacio Sánchez-Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Sánchez-Galán, presidente de Iberdrola.

Iberdrola ha añadido Japón para desarrollar su plataforma en el mercado de renovables, en concreto en la eólica marina, tras alcanzar un acuerdo con Macquarie´s Green Investment Group (GIG) para la adquisición del 100% de la promotora nipona Acacia Renewables. Esta empresa cuenta en la actualidad con dos parques eólicos marinos en desarrollo, con una potencia conjunta de 1,2 gigavatios (GW), que podrían estar operativos en 2028. Adicionalmente, dispone de otros cuatro proyectos en cartera, que suman una capacidad de 2,1 GW. Iberdrola ostentará una participación igual a la de GIG en estas seis instalaciones y ambos socios se encargarán de desarrollar los proyectos.

El acuerdo posibilita a la compañía el acceso a una cartera de proyectos diversificada, situada en diferentes áreas del suroeste del país, en un entorno óptimo para las subastas anunciadas por el Gobierno de Japón. Iberdrola y GIG se comprometen, además, a reforzar colaboraciones sólidas en Japón, incorporando a nuevas compañías locales a los desarrollos. Acacia dispone de un equipo con experiencia en la gestión de instalaciones renovables y un profundo conocimiento del mercado, así como de oficinas en Japón; condiciones clave para liderar por sí misma el desarrollo de nuevos proyectos futuros en el país.

La capacidad eólica marina instalada en Japón se reduce en la actualidad a unos 70 megavatios (MW), pero el país ha desplegado una estrategia para descarbonizar su mix energético y promover la independencia energética. De hecho, las previsiones apuntan a que el mercado alcanzará los 10 GW instalados en 2030 y hasta los 37 GW en 2050.

Con la adquisición de Acacia Renewables, Iberdrola trata de consolidarse como la mayor compañía renovable del mundo, añadiendo nuevos proyectos a su cartera, y se suma a otras transacciones realizadas por la compañía en los últimos años en el ámbito de la eólica marina. Entre otras operaciones, ha desarrollado parques en el mar Báltico alemán (Wikinger y Baltic Eagle), en el Mar del Norte (East Anglia ONE), Irlanda (West of Duddon Sands), la costa de Massachusetts (Vineyard Wind), la francesa (Saint Brieuc) y, más recientemente, el acceso a 9 GW de capacidad en Suecia. Adicionalmente, Iberdrola cuenta en este segmento con una cartera total de 15 GW.

La compañía liderada por Ignacio Sánchez Galán protagoniza con la adquisición de la nipona Acacia su sexta operación corporativa en lo que va de año, a pesar de los desafíos derivados de la covid-19. A las transacciones en eólica marina en Francia y Suecia se suman la adquisición de la empresa francesa de energías renovables Aalto Power, los acuerdos para desarrollar 165 MW eólicos terrestres en Escocia y, más recientemente, la compra de Infigen Energy, con la que se ha convertido en uno de los operadores líderes del mercado australiano de energía renovable.

Esta apuesta por una recuperación en verde ha llevado al grupo a comprometer inversiones récord este año de 10.000 millones de euros en energías renovables, redes eléctricas inteligentes y sistemas de almacenamiento a gran escala, tras haber destinado a estas áreas 100.000 millones desde 2001 en todo el mundo.