Fachada de la empresa Neoenergia en Rio de Janeiro (Brasil), en una imagen de archivo.
Fachada de la empresa Neoenergia en Rio de Janeiro (Brasil), en una imagen de archivo.EFE

Iberdrola, a través de su filial Neoenergia, ha ganado la subasta realizada para la privatización de la distribuidora de energía eléctrica CEB Distribuição (CEB-D) tras presentar una oferta por importe de 2.515 millones de reales (unos 400 millones de euros) por el 100% de la sociedad. CEB-D es la distribuidora de energía eléctrica del distrito federal de Brasilia y suministra electricidad a una población de tres millones de personas en la capital de Brasil. En 2019, la compañía tenía 1,1 millones de consumidores.

La liquidación de la subasta y la culminación de la adquisición de CEB-D, mediante la ejecución de un contrato de compraventa de acciones, están sujetos a la aprobación del resultado por parte del Comité de Licitaciones, previa aprobación del Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) y el consentimiento de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica de Brasil. Asimismo, está sujeta a la aprobación de la Junta General de Neoenergia.

La filial de Iberdrola continúa acelerando su apuesta por Brasil, donde ya gestiona una red de distribución de 640.417 km que cubre una población de 34 millones de personas. Neoenergia cuenta con más de 3.500 megavatios (MW) renovables en operación y da servicio de electricidad a 14,1 millones de clientes.

Con la adquisición, Iberdrola completa nueve operaciones corporativas este año. El pasado octubre compró la americana PNM Resources, con un valor de 7.000 millones. En septiembre, anunció su salto al mercado japonés, tras la compra de la promotora local Acacia Renewables, con una cartera de proyectos offshore de 3,3 GW de potencia. El mismo mes, la compañía anunció la adquisición de una cartera de proyectos eólicos de 400 MW de capacidad en Brasil y adquirió la empresa australiana de energías renovables Infigen Energy tras el lanzamiento de una opa amistosa en junio. Esa operación permite a Iberdrola convertirse en uno de los operadores líderes del mercado australiano de energía renovable, con 670 MW eólicos operativos y una cartera de proyectos eólicos y solares de 1 gigavatio (GW) en distintas fases de desarrollo.

En junio, la compañía española acordó con la sueca Svea Vind Offshore (SVO) una opción de adquisición mayoritaria para el desarrollo futuro de la mayor cartera de proyectos de energía eólica marina en Suecia. Se prevé que estos proyectos, que suman 9 GW de capacidad y están en distintas fases de tramitación, puedan ir entrando en operación a partir de 2029. Previamente, en mayo, anunció la compra de dos proyectos eólicos terrestres en Escocia que suman 165 MW de capacidad y cuyo desarrollo implicará una inversión de alrededor de 190 millones; y notificó la adquisición de la francesa Aalto Power por algo más de 100 millones. Esa compañía cuenta con 118 MW eólicos terrestres operativos y una cartera de proyectos de 636 MW en distintas fases de desarrollo. También en Francia, se hizo en marzo con el 100% del capital del parque eólico marino de Saint-Brieuc.