La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.Moncloa / Europa Press

El Gobierno ha decidido suspender las reglas fiscales durante este año y el próximo para agilizar el trámite de los Presupuestos, según ha anunciado este miércoles la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados. La medida ha sido avanzada el mismo día que vence el plazo oficial establecido por la Constitución Española para presentar los Presupuestos Generales del Estado.

La decisión supone básicamente dejar sin efecto el techo de gasto y los objetivos de déficit y deuda pública pese a que hasta la semana pasada el Ministerio de Hacienda pretendía aprobarlos y tramitarlos en el Congreso. Al Gobierno se le ha echado el tiempo encima para aprobar los Presupuestos que ya no verán la luz hasta una vez entrado 2021 lo que obligará a volver a prorrogar las cuentas públicas elaboradas por Cristóbal Montoro, el anterior ministro de Hacienda (PP) en 2018, aunque sea por unas semanas.

Montero ha asegurado que el Gobierno hará efectiva esta suspensión cuando el Gobierno apruebe en el Consejo de Ministros el ‘techo de gasto’ a sus nuevos Presupuestos Generales del Estado y presente la nueva senda de estabilidad presupuestaria para este año y el siguiente, desglosado por sectores.

El Gobierno tiene dificultades para sacar adelante los proyectos legislativos en el Congreso. Ya sufrió para aprobar las últimas fases del estado de alarma y recibió un revolcón político tras el rechazo a la norma para que los alcaldes pudieran disponer de los remanentes por 5.000 millones. Como los plazos para aprobar la reglas de gasto suponen un mes de trámites parlamentarios, con esta decisión de suspender el techo de gasto y la senda de déficit el Gobierno se ahorra tiempo para sacar adelante los presupuestos de los que ni siquiera se conoce ninguna cifra.

Abre la mano a las comunidades y Ayuntamientos

La decisión permitirá a las comunidades y Ayuntamientos liberarse del estricto corsé de las reglas fiscales y podrán gastar más para hacer frente a la crisis sanitaria y económica desatada por la pandemia. “El Gobierno ha decidido suspender la aplicación de las reglas fiscales en 2020 y 2021 como medida extraordinaria para hacer frente a la crisis de la COVID-19. Esto implica dejar sin efecto los objetivos de estabilidad y de deuda pública y no aplicarla regla de gasto en 2020 y 2021. Así lo ha comunicado hoy la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados en un encuentro con los medios de comunicación», explica Hacienda en una nota.

“La decisión va en línea con las acciones adoptadas a nivel europeo y tiene como objetivo dar a las administraciones públicas todos los instrumentos posibles para luchar contra la pandemia y proteger a las familias y las empresas”, añade. En realidad más de una veintena de países europeos han suspendido las reglas fiscales siguiendo el criterio marcado por la Comisión Europea. Pero lo hicieron en abril, cuando aún tenían tiempo suficiente para preparar los Presupuestos nacionales. Hacienda, sin embargo, siempre ha insistido en que prefería aprobar el techo de gasto a pesar de que la Autoridad Fiscal aconsejaba aplicar la cláusula de salvaguarda que incluye la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera. Ahora, en el último momento, el Gobierno se acoge a esta excepción cuando apenas tenía más opciones.

Clausula de salvaguarda

“La Ley de Estabilidad Presupuestaria contempla en su artículo 3 que “la elaboración, aprobación y ejecución de los Presupuestos y demás actuaciones que afecten a los gastos o ingresos de los distintos sujetos comprendidos en el ámbito de aplicación de esta Ley se realizará en un marco de estabilidad presupuestaria, coherente con la normativa europea”. Y, en este sentido, que la Comisión Europea y el Consejo aprobaron el pasado marzo activar la cláusula general de salvaguarda. Y más recientemente, este mismo mes de septiembre, se comunicó que la cláusula de salvaguarda se mantendrá activa en 2021”, recuerda Hacienda. “Dicha activación implica que no se suspenden los procedimientos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, pero permite a los Estados miembros posponer y dejar en suspenso la senda de consolidación fijada con anterioridad a la crisis”, añade.

Por tanto, la suspensión de las reglas fiscales se produce en cumplimiento de las medidas adoptadas por la UE para reforzar la respuesta a la crisis y desarrollar un marco de reconstrucción, transformación y resiliencia para seguir avanzando.