La compañía asegura que nueve de cada diez vídeos eliminados de Youtube son detectados por herramientas de aprendizaje automático