GitHub ha eliminado YouTube-DL de sus repositorios tras una solicitud legal de la RIAA que argumenta estaba destinada a «eludir las medidas de prevención de la piratería de TouTube».

YouTube-DL es una popular herramienta de línea de comandos, de código abierto, y a nuestro juicio totalmente legítima, que se usa para descargar vídeos de la plataforma de Google. Estaba alojado en GitHub, recordemos propiedad de Microsoft, y ha sorprendido su eliminación.

La RIAA, la poderosa Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos, ha explicado que -en su opinión- YouTube-DL viola la sección 1201 de la ley de derechos de autor de EE. UU. Y, por lo tanto, es ilegal en sí misma, porque está destinada «claramente a eludir las medidas de protección tecnológicas utilizadas por los servicios de transmisión autorizados como YouTube» y «reproducir y distribuir videos musicales y grabaciones de sonido propiedad de sus empresas asociadas sin autorización para tal uso».

La medida es polémica, como otras similares. Imagina que suspendieran el buscador de Google porque algunos usuarios lo utilizan para buscar contenido pirateado. O que se eliminara la red .torrent por los mismos motivos.

Los seguidores de YouTube-DL han criticado la decisión bajo estos argumentos, señalando que no todos usan la herramienta para la piratería. Algunas personas lo usan para descargar una copia de seguridad de su propio contenido, mientras que otras lo usan para archivar videos que podrían eliminarse en cualquier momento por una razón u otra.

Incluso la organización sin ánimo de lucro Electronic Frontier Foundation (EFF) ha salido a dar su punto de vista y coincide con la opinión general: «Youtube-dl es una herramienta legítima con todo un mundo de usos legales. Exigir su eliminación de Github es un movimiento decepcionante y contraproducente por parte de la RIAA».

Y por otro lado completamente inútil. La demanda de la RIAA y la decisión de GitHub  está teniendo el efecto contrario al perseguido. Numerosos grupos defensores del código abierto ahora están alojando el código en sus propios sitios web.

A los más viejos del lugar, el caso les puede recordar al del código DeCSS a finales de los 90, donde la RIAA presentó una demanda contra esta herramienta que permitía reproducir los DVDs en sistemas libres como Linux eliminando la protección de copia. Fue una rotunda derrota para la RIAA. DeCSS acabó impreso hasta en camisetas.

Microsoft, recordemos, dueño actual del mayor alojador de software mundial, no ha querido entrar en el caso YouTube-DL, salvo para decir que los mantenedores del código tienen derecho a presentar una contrademanda y, si tienen éxito, se les restaurará el código.