noviembre 10, 2020

Una documentación filtrada por LetsGoDigital confirma que el pasado mes de julio Samsung registró una patente centrada en un nuevo Galaxy Z que mantendrá el concepto de pantalla flexible que hemos ido viendo en dicha serie, pero con una ejecución totalmente nueva y verdaderamente sorprendente.

Como podéis ver en el diseño conceptual que acompaña a este artículo, ese nuevo Galaxy Z no contaría con una pantalla flexible y plegable en una zona concreta, sino que vendría con una pantalla envolvente que se extendería desde el frontal toda la parte trasera del terminal. Sería un smartphone todo pantalla en el más estricto sentido de la palabra.

Estoy seguro de que más de uno de nuestros lectores habrá tenido una sensación de «déjà vu». Tranquilos, es normal, lo que os ha venido a la mente ha sido el prototipo del Xiaomi Mi Mix Alpha, un terminal que parte de esa misma idea, y que cuenta con una pantalla que envuelve por completo el terminal, cubriendo tanto el frontal como la parte trasera.

La idea es la misma, pero esto no quiere decir que no existan diferencias. En el caso del Xiaomi Mi Mix Alpha, tenemos un espacio en la parte trasera que corta la pantalla, donde se integra la configuración de cámara y el flash. Sin embargo, el Galaxy Z con pantalla envolvente no tiene ningún espacio reservado a las cámaras, estas se integran en el interior mediante un diseño deslizante que podemos ver perfectamente detallado en el vídeo adjunto.

Galaxy Z

Integrar una pantalla envolvente con un diseño deslizante de este tipo me parece bastante complejo, la verdad, tanto que no creo que Samsung vaya a ser capaz de dar forma a un terminal como este ni a corto ni a medio plazo, no porque no cuente con los medios necesarios para ello, sino porque el coste que tendría (por materiales y fabricación) acabaría siendo enorme. Tened en cuenta que el Xiaomi Mi Mix Alpha iba a llegar con un precio aproximado de 2.500 euros, en el mejor de los  casos, y que al final ni siquiera llegó a tener un lanzamiento oficial debido a su elevado precio de venta, y también a las dudas que provocaba en materia de vida útil y de durabilidad.

¿Tiene sentido un Galaxy Z con pantalla envolvente?

No tengo la menor duda de que sí. Es un smartphone que logra innovar en un mercado muy manido que poco a poco ha empezado a salir de su letargo y de su estancamiento gracias a la llegada de los smartphones flexibles, aunque al mismo tiempo también creo que el mercado no está preparado para un terminal de este tipo, y que no resultaría viable desde un punto de vista económico.

Como ya os he adelantado anteriormente, los costes de producción de un smartphone como el Galaxy Z con pantalla envolvente deberían ser muy elevados, más incluso que los de un smartphone flexible tradicional como el Galaxy Z Fold 2. Esto, unido a otros costes importantes, como los asociados al sistema deslizante, y los de I+D para dar forma a un diseño con una estructura lo bastante fiable como para asegurar un ciclo de vida razonable, podría acabar disparando el precio de venta a niveles inaceptables.

Puede que acabemos viendo diseños de este tipo en algún momento, pero tened claro que todavía faltan muchos años para que se «democraticen» los smartphones con un enfoque igual, o similar, al del Galaxy Z con pantalla envolvente.

Personalmente tengo que reconocer que me gusta mucho este diseño, y lo veo bastante útil, aunque al mismo tiempo me da miedo por lo frágil que podría llegar a ser. Y a vosotros, ¿os gusta este diseño conceptual?